EL MUSEO CASA DE XALAPA A UN AÑO DE SU REAPERTURA

El 11 de marzo, el Museo Casa de Xalapa (MUXA) cumple un año de haber sido reabierto a los capitalinos y a todas aquellas personas que quieran saber mucho más de la bonhomía y la historia de nuestra ciudad. Por ese motivo, en XÑ retomamos el texto de una querida xalapeñísima, Rebeca Bouchez Gómez, administradora del Museo, para invitar a nuestros lectores a adentrarse a esta casa abierta al tiempo, ubicada en los que fueron terrenos propiedad del Convento Franciscano La Natividad de Nuestra Señora.
La historia del Museo Casa de Xalapa como casa habitación inició en 1772; la planta arquitectónica es en forma de L y su distribución está compuesta por tres áreas: la familiar, la social y la de servicios. A la fecha se conserva sin modificaciones y mantiene el grato ambiente de una antigua casa xalapeña, la cual es parte del patrimonio cultural construido de nuestra ciudad.
La casa, en excelentes condiciones, fue adquirida en 1998 por el H. Ayuntamiento Constitucional de Xalapa y en el año 2005 –con la intervención del Patronato del Museo– se iniciaron las obras para habilitarla y desarrollar el proyecto de la primera museografía; proyecto que se inauguró el 15 de diciembre de 2007.
Con el paso de los años, los integrantes del Patronato del Museo promovieron que se recuperara el edificio y en 2015 fue rescatado por el H. Ayuntamiento Constitucional de Xalapa que preside Américo Zúñiga Martínez.
El 11 de marzo de 2016 fue reabierto el MUXA, ahora con un nuevo guion museográfico diseñado por Rubén Morante López, con lo que se logró un excelente resultado al considerar la cartografía de Xalapa de los siglos XVI al XX como elementos fundamentales para narrar la historia de nuestra ciudad.
El Museo Casa de Xalapa es, sin duda, un espacio privilegiado ya que cuenta con tres importantes ventajas. La primera, ser una hermosa casa tradicional xalapeña. La segunda, la excelente y sencilla museografía a partir de los mapas de los siglos del XVI al XX, que ocupa las áreas familiar y social, transformadas en ocho pequeñas salas que nos muestran la historia de nuestra ciudad y que nos invita a un recorrido de más de cinco siglos de la historia de Xalapa, misma que concluye en la cocina; leer los textos expuestos en cada sala es una acción que invita a conocerla. Y finalmente, disfrutar del jardín antiguo de esta hermosa casa, con flores y plantas de la región de Xalapa que han sido donadas por amigos locales.
El recorrido por el Museo ofrece a los visitantes una grata experiencia. Hagamos de esta visita un destino obligado y así, con todos los argumentos, podremos decir ¡bienvenidos a Xalapa, esta es su casa!

Foto: Héctor Montes de Oca

Más de XÑ