PAQUITA LA DEL BARRIO

Diciembre me gustó pa´que te vayas… inútil. Eso es lo que hubiera dicho José Alfredo Jiménez si hubiera conocido a Francisca Viveros Barradas, mejor conocida como Paquita la del Barrio. Esta originaria de Alto Lucero, Veracruz, hace de nuestra portada de fin de año un cheque en blanco, portador de dolores de amor.

Su infancia no fue fácil ya que “Chica”, como era llamada, andaba descalza, aprendió a cortar café, a manejar bestias cargadas, recorría caminos de terracería y desempeñó esas labores que la pobreza obliga a aprender.
A los doce años, mientras montaba a caballo, ya cantaba por los caminos; siendo famosa en los festivales de su escuela, donde los maestros siempre le pedían que cantara. Fue madre a muy corta edad y después de muchas vicisitudes, los desengaños y la falta de responsabilidad de su pareja la orillaron a dejar a sus dos hijos encargados con su mamá para que ella viajara, junto a su hermana Viola, a la Ciudad de México en busca de trabajo. Corría el año de 1970.
Decidieron crear el dueto Las Golondrinas. Cinco años después, Viola consiguió una gira como solista y Paquita siguió su camino por su cuenta. Edificó entre lonas en 1978, en la colonia Guerrero, lo que es el restaurante Casa Paquita.
En este trayecto de vida fue madre de un par de gemelos, los cuales perdería a muy corta edad, lo mismo que a su madre, quien falleció de diabetes.
Detrás de esa aparente y muchas veces real amargura en sus interpretaciones, Paquita siempre ha tenido gestos humanitarios que reafirman su recóndita alegría de vivir y que le otorgan satisfacciones innombrables, entre ellas la adopción en 1979 de la hija recién nacida de un medio hermano.
Fue en 1984 cuando grabó su primer disco, El Barrio de los Faroles, bajo la batuta de El Indio Jiménez, quien la bautizó como Paquita la del Barrio. En 1985 llegó su primera gran oportunidad en el programa Hoy mismo. Después del programa regresó en metro y se dio cuenta que a dos cuadras de su negocio había largas filas de gente que esperaba entrar para verla cantar. Y “de ahí para el real”…
Una discografía que acumula 35 discos grabados con acompañamiento de banda, trío, sonora, grupo norteño y mariachi; que ha vendido más de veinte millones de copias; cientos de canciones que son parte de la cultura del amor propio y el desconsuelo; frases que se han vuelto íconos de la tradición oral de México; giras internacionales y presentaciones memorables junto a estrellas como Vicente Fernández, Juan Gabriel, Jenny Rivera, Joan Sebastian, Ramón Ayala, K-Paz de la Sierra, Lupita D´Alessio, Ezequiel Peña, La Arrolladora Banda El Limón, entre muchos otros.
En 2009 grabó al lado de Ricardo Arjona la canción “Ni tú ni yo” que despertó gran interés en el público, logrando un éxito fenomenal. A finales del mismo año realizaron una gira en conjunto por Argentina y Colombia.
En el cine ha realizado intervenciones en las películas Modelo antiguo y Cansada de besar sapos. Además, ha recibido innumerables premios y reconocimientos en México, Estados Unidos y Centroamérica.
Gracias Paquita por esta entrevista que le da colofón a un gran año de Xalapeñísima y por hacer tuya esta revista así como nosotros hacemos nuestras, cuando se necesitan, tus tonadas tan claridosas.

XÑ: Paquita, ¿con qué descansa y con qué se alegra tu corazón que se ha vuelto el portavoz de la tristeza y el desencanto en el amor?
PB: En mi vida rutinaria convivo con mi familia. Soy feliz, a mi modo soy feliz porque hasta ahorita Dios no me ha quitado a alguno de mis hijos, eso me daría mucha tristeza. Como todo ser humano tenemos problemas, tenemos risas, alegrías y de todo un poquito. Cuando voy a mis eventos soy feliz viendo a la gente cantando, gritándome y es algo que experimento en mis actuaciones, algo que no le pago al público con nada, con todo lo que me dan.

XÑ: ¿Por qué crees que es importante que el alma se desahogue con el canto, con el llanto y hasta con alguna expresión fuerte en tono de reclamo?
PB: Creo que soy una de las personas que cuando tiene coraje, cuando tiene un sentimiento, canto mis canciones y se me salen las lágrimas. Yo pienso que mi alma me descansa mucho haciendo esto, pero no lo hago por querer, sino porque en el momento en el que estás cantando estás pensando en tu problema, en lo que te lastima y entonces es imposible retener las lágrimas, siempre llegan a ti, a la vista de los demás.

XÑ: ¿Qué sientes cuando la gente te canta y abandera sus momentos con tu voz?
PB: Yo soy feliz viendo a esa gente alegre, cantando mis canciones. Es algo muy, muy bonito.

XÑ: ¿Detrás de esa Paquita que no se deja de nadie hay otro tipo de mujer?
PB: No, soy la misma, porque como cualquier gente, la vida te va enseñando, te trae cosas que a lo mejor nunca las pensaste cuando eres pequeño o cuando fuiste creciendo; pero llegas a los problemas, te caen, y ya tú como ser humano actúas de otra forma, ya no eres la misma.

XÑ: ¿Cómo ves a la mujer mexicana en general?
PB: Creo que todas las mujeres somos hermosas. Yo me río en mis canciones, es más, estas letras las ha compuesto un hombre, donde dice que no hay mujer fea, donde habla de las que se hacen las cirugías, también dicen que sean bonitas para ellas… Entonces como que son vivencias, son cosas que la gente ve y de ahí el compositor se basa, se guía para hacer este tipo de canciones.

XÑ: Cuando estás en tu natal Alto Lucero, ¿cómo es uno de tus días?
PB: Arreglo mis plantas, me van a ver, saludo a la gente. Me la paso a todo dar; descansando.

XÑ: Desde tu punto de vista, ¿hoy hay razones para creer en el amor?
PB: Siempre se cree, aunque después te paguen mal, pero siempre se cree. Las mujeres siempre creemos en el amor.

XÑ: Platícanos cómo cierras el año y cuáles son tus proyectos para el 2017.
PB: Falta mucho ja, ja, ja… Me la paso trabajando, nunca hago planes de nada, así que lo que Dios me vaya mandando de trabajo eso lo vamos haciendo con todo el amor del mundo.

XÑ: ¿Cómo pueden nuestros lectores estar al tanto de tu carrera?
PB: Mi cuenta en Twitter es @paquitaoficialb.

Preguntas Xalapeñísimas

XÑ: ¿Hay alguien en tu vida a quien le digas “piérdeme el respeto” o “desquítate conmigo”?
PB: No.

XÑ: ¿Hace cuánto que no extiendes un cheque en blanco?
PB: Los cheques se extienden con los negocios, pero ahorita mi negocio está cerrado así que no extiendo cheques en blanco.

XÑ: ¿Qué es lo más inútil que tiene un hombre?
PB: No entender a la mujer, no saber apreciarla, sinceramente… y lo demás… un hombre no te sirve para nada y saben a lo que me refiero, pero existe el amor, existe la comprensión y existe la soledad. El hombre también toma papeles muy especiales para el matrimonio.

XÑ: Hablando en serio, ¿cuántas veces has engañado: una, dos o tres?
PB: Si se refieren a engañar al marido, pues no, ya no tengo marido, ¿ya a quién engaño? Y hay muchas formas de engañar, hasta con tu propia vista engañas, aunque no estés haciéndolo, con el simple hecho de que estés viendo a un hombre, coqueteándole, ya estás engañando a tu marido.

Comparte este artículo

Más de XÑ