OCTAGÓN

La lucha libre es deporte, pasión, cultura popular y un mundo fantástico que confronta las fuerzas del bien contra las del mal; es un caldo de cultivo donde danza el arte de las máscaras, la gimnasia, la maldad y la corrupción encarnada en el réferi injusto; es la catarsis del público que explota en improperios y vivas; ese final que, la mayoría de las veces, pone a los técnicos y a los rudos en el lugar que les corresponde…

Este mes estamos felices de llevarles en nuestra portada a un ídolo veracruzano que ha tenido proyección nacional e internacional en el pancracio, amo de los ocho ángulos, quien vive su segundo aire como luchador. Nos referimos a Octagón, quien se sometió a muchos sacrificios para poder llegar a tener un nombre arriba del ring y que hoy nos concede una trepidante entrevista.
Originario de Xalapa, Veracruz, Octagón soñaba en su juventud con ser jugador de futbol profesional, pero el destino lo llevaría a convertirse en un ícono del deporte de las llaves y las contrallaves.

XÑ: Octagón, ¿cómo comenzaste en la lucha libre?
O: Mis inicios radican en la Arena Apatlaco con el señor Raúl Reyes “Morita”. Yo debuté como Dragón Dorado, usé ese nombre solamente en una lucha en el año 1982. Después me puse el nombre de Amenaza Elegante; en ese tiempo yo era un luchador independiente. Luego surgió el nombre de Octagón, con el cual ya llevo 26 años.

XÑ: ¿Cómo se dio tu transición del futbol a la lucha libre?
O: En mi juventud juraba que iba a ser jugador profesional. Hice pruebas en el Club América en el año 1977. En ese tiempo me tocó entrenar con Carlos Reinoso, “Pichojos” Pérez, “Pajarito” Cortés y Enrique Borja, cuando estaba el señor José Antonio Roca como directivo. Hicimos la prueba 1500 jóvenes, de ahí pasamos diez y al final solo quedamos cinco. Yo estaba estudiando, entonces habló conmigo el señor Roca y me dijo que terminara de estudiar y que luego él me iba a meter a jugar. Terminé mis estudios y cuando regresé me di cuenta que los chavos ya estaban muy avanzados y decidí dedicarme a lo que hasta hoy me hizo una figura: la lucha libre.

XÑ: ¿A partir de qué decides combinar las artes marciales con la lucha libre?
O: Toda mi vida he sido aficionado de la lucha libre y de las artes marciales. Soy cinta negra en karate shotokan. Hice la combinación de estas dos disciplinas para conformar mi estilo. En 1987 me inspiré en una película donde el personaje principal caminaba por un puente, entonces a mí se me ocurrió hacerlo sobre las cuerdas del ring; fue parte del éxito de Octagón el que realizara esta acción.

XÑ: ¿Cómo recuerdas tu debut?
O: Mi presentación con el nombre de Octagón fue en 1989 en la Arena México. Ahí conocí a Atlantis y formamos una gran mancuerna. Luego hice equipo con Máscara Sagrada, fuimos campeones mundiales de parejas y campeones nacionales de tríos. En ese tiempo hice mi primera película: Octagón y Atlantis, La Revancha; luego vino Lucha a Muerte con Máscara Sagrada.

XÑ: Siempre has tenido la visión para fundar y crear beneficios para tus compañeros luchadores. Cuéntanos cómo estuviste relacionado con el nacimiento de la AAA.
O: Mi etapa en el Consejo Mundial de Lucha Libre (CMLL) fue de 1989 a 1992 y de ahí surgió la idea de crear una nueva empresa con el licenciado Antonio Peña. Fue así como arrancó el sueño de AAA. Mucha gente nos siguió, me llevé gente del CMLL. Lo único que se pretendía era que nos trataran como lo que éramos: luchadores profesionales y no solo empleados. En ese tiempo, crear una empresa nueva nos daba muchas oportunidades de poder crecer dentro de la lucha. Este es un deporte muy difícil para sobresalir, hay que entregar el cien por ciento para tener un nombre en el medio y nunca dejar de entrenar y aprender cosas nuevas, hay que demostrar por qué uno se encuentra arriba del encordado.

XÑ: Platícanos de tu actividad actual respecto a la defensa de sus derechos como deportistas profesionales.
O: Los compañeros del gremio de la lucha libre necesitamos unirnos y formar un sindicato. Nosotros no tenemos las garantías para poder luchar, necesitamos un seguro de vida, seguro social, las garantías suficientes para subir a luchar. No me gustan las injusticias y sí me gusta defender nuestros derechos. Actualmente me encuentro en la Liga Élite del CMLL y sigo luchando arriba y debajo de los encordados para que la lucha libre profesional y quienes la practican puedan disfrutar no solo del cariño y el reconocimiento del público, sino de los beneficios sociales que se merecen por dar entretenimiento, espectáculo e ilusiones a miles de aficionados.

XÑ: Dinos tus redes sociales para que nuestros lectores estén al tanto de tu carrera y tus nuevos proyectos.
O: Con gusto… Me encuentran en Facebook como Octagón Club De Fans – Oficial y en Twitter como @Octagon_real. Ahí los espero ja, ja, ja…

Preguntas Xalapeñísimas

XÑ: ¿De qué temas te gusta hablar “sin máscaras”?
O: ¡De todos! Soy muy derechote, ¡como va!

XÑ: ¿En qué temas no te gusta que te “vean la cara”?
O: Ja, ja, ja… Pues yo creo que como a todos en los temas de negocios, con tanto charlatán hay que “andar a las vivas”.

XÑ: ¿Cuál es la lucha que más miedo te da perder?
O: La lucha misma. Hay un dicho aquí en el argot que dice que todos pedimos subir al ring caminando y bajar caminando…

XÑ: ¿Qué cosas son las que hacen que te levantes aunque estés en la lona?
O: Siempre que estoy en la lona pienso en que todavía puedo dar más y me levanto por mi familia, por mí y sobretodo por todos ustedes los fans a los que nunca hay que defraudar.

XÑ: Caminas muy bien en las cuerdas pero, ¿alguna vez te has sentido “en la cuerda floja”?
O: Sí, por supuesto, ¡no todo es felicidad! La más reciente fue cuando me operaron el hombro que me rompí, literal, saltando de la tercera cuerda.

XÑ: ¿Has tenido que “apretarte el cinturón”?
O: ¡Síiiii! Muchas veces ja, ja, ja…

XÑ: En el amor, ¿te gusta más una mujer técnica o ruda?
O: La mezcla entre las dos y ¡ya la tengo! Mi esposa, que es mi mánager, tiene que ser técnica conmigo y ruda con los promotores ja, ja, ja…

Fotos:
Mauricio López

Comparte este artículo

Más de XÑ