MARÍA LEÓN

Gracias a su preferencia estamos llegando a nuestra edición ¡número cien! Por eso, comenzamos otro año con María León en la portada; una mujer exitosa, cantante, bailarina y actriz, quien en todos estos ámbitos destaca excelentemente.

María Elizabeth León Herrera nació un 14 de febrero en Guadalajara, Jalisco. A los cinco años de edad comenzó sus estudios de piano y un año después escribió “Mamá”, su primera composición interpretada y premiada durante un festival escolar. Posteriormente participó en el reality show de Televisa Pop Star, siendo una de las cinco ganadoras, quienes formaron el grupo Té de Tila con el cual grabó temas para Sony Music y artistas como Aleks Syntek, Aureo Baqueiro y Mario Domm, entre otros.
Fue vocalista de Playa Limbo por once años en los cuales logró muchos éxitos con temas como “Gancho al corazón”, “10 para las 10” y “Piérdeme el respeto”. En el año 2013, al paralelo del grupo, se integró a la obra Hoy no me puedo levantar, con el personaje de Ana. También tiene en su trayectoria el protagónico de la primera serie musical en Telemundo: Guerra de ídolos. En esta producción ella compuso varias canciones para el soundtrack del mismo.
Además, María es licenciada en Artes Escénicas por la Universidad de Guadalajara, ha sido acreedora a los Premios Juventud, Oye y Éxito SACM por la coautoría en “El tiempo de ti” y “Piérdeme el respeto”, entre otros reconocimientos.

XÑ: María, ¿qué fue primero en tu vida: el canto, la danza, la composición o la actuación?
ML: A nivel disciplina fue la danza. Empecé a bailar desde que tenía tres años por una recomendación del doctor porque tenía un problema ortopédico. La danza me iba a ayudar a resolverlo y de ahí me enamoré.

XÑ: ¿Cómo describes tu proceso creativo?
ML: Viene detonado de una cuestión emocional o que realmente me afecte del entorno. Siempre tengo una necesidad de decir algo, de crear empatía con alguna cuestión, de expresar algo que es inminente en ese momento. Va cambiando de acuerdo a cada disciplina, pero detonado de algo emocional.

XÑ: ¿Qué te ha marcado para bien de tu estancia en Playa Limbo?
ML: Fue una muy buena oportunidad para mi vida, mi familia durante muchos años. Todo lo que pasó en Playa Limbo me marcó para bien, sobre todo la experiencia de estar viajando, de cómo sucedieron las cosas arriba del escenario, de encontrar en el escenario un hogar muy personal independientemente de que fuéramos un grupo, el cariño y el amor que pude tenerles y que les tengo, los kilómetros y la carretera.

XÑ: ¿Cuál crees que es la composición que mejor te describe?
ML: Depende mucho del momento en el que estoy. “El tiempo de ti” me recuerda que siempre debo salir adelante a pesar de las personas que estén a mi alrededor. “Piérdeme el respeto” también marca otra etapa de mi vida donde sale un poco este “Sargento León” que mucha gente conoce. Una canción que me marca en este momento es “Inquebrantable”; canción inédita que todavía no ha salido.

XÑ: De todos los ámbitos en los que te desenvuelves, ¿cuál es tu preferido?
ML: No sé… me gusta mucho bailar, cantar. En este momento la serie que estoy haciendo, Danseries, me permite involucrar esas dos disciplinas que me encantan, además de la composición. Este es uno de los proyectos que más cariño le tengo porque me permite esa creatividad y me obliga a desempeñarme en ámbitos distintos. Siempre había cantado o bailado algo de alguien más y ahora tener la oportunidad de crear música, estilos que no acostumbro hacer, para crear este ambiente dancístico y fértil para poder crearme parece muy motivante y retador.

XÑ: ¿Qué puedes decir bailando que actuando no y viceversa?
ML: Creo que depende de la circunstancia y lo que se quiera decir. Me han tocado momentos en que he tenido una relación y no puedo comunicarme hablando con esa persona y creo una coreografía donde ya se filtró un poco lo que quería decir. La danza crea una catarsis porque a la hora de ejecutar todo el movimiento con el cuerpo hay cansancio, agotamiento, calor físico, que detonan ciertas emociones. La música, la cantada, ya crea un placer al emitir la voz; una vibración interna que también detona otras cosas emocionales. Es súper diferente, pero también crea una catarsis. Creo que todas las ramas artísticas que he explorado me gustan porque generan una catarsis, un punto donde ya no se pasa más y eso me lleva a encontrar cosas y sensaciones nuevas y me saca de mi zona de confort cada vez. Con la actuación siento que puedo descansar un poquito de quien soy yo y darle vida a alguien más importante. Independientemente de que a la actuación la solidaricen con el ego, creo que es un poco lo contrario: es soltar lo que eres, poner tu cuerpo en función de algo que es más importante que tú, que es una historia que es la vida de alguien más, que es otro personaje. Eso también me parece maravilloso.

XÑ: ¿Actriz más admirada, cantante predilecto y bailarina de la que eres fan?
ML: Me encanta Meryl Streep; es una actriz con una trayectoria impresionante, camaleónica, se da la oportunidad de tomar riesgos, hace papeles que siempre sacan un parte nueva de ella mucho más voraz y eso me parece admirable. Rachel Ferrer es una mujer que me fascina, una cantante que además toca el piano impresionantemente y hace locuras con su voz; es de las pocas cantantes que pueden cantar como quieren y no como pueden. Amaury Gutiérrez es un gran cantante que admiro, compositor, con una voz maravillosa, gran ser humano, mi amigo. Me enamoré muchas veces con sus canciones, me enamoré de su talento. Son de esas canciones que me hubiera encantado haber escrito yo, pero tengo la posibilidad de seguir su trayectoria y ver cómo él las canta como solo él puede. Misty Copeland es la primera mujer afroamericana que tuvo la posibilidad de ser primera bailarina del American Ballet. Ha roto todos los estándares de la danza porque no tiene la estructura física de una bailarina, es una mujer fuerte, musculosa, con curvas, que explota su sensualidad y a la hora de bailar rompe con muchos estigmas. Ver a una mujer de color como primera bailarina no pasa frecuentemente y a muchas mujeres nos inspira a retarnos; podemos inspirarnos en ella para saber que si queremos algo no importa de qué tamaño o color seamos siempre y cuando lo queramos con todo nuestra alma y trabajemos por ello podemos alcanzarlo.

XÑ: ¿Te gusta nuestro estado?, ¿conoces Xalapa y su cultura?
ML: Veracruz es un estado riquísimo con muchos ecosistemas: playa, bosque, sierra. Xalapa me parece una ciudad bellísima, tiene esa combinación de ciudad colonial muy cultural. Estuve ahí en un concurso de danza hace muchos años y fue la primera vez que conocí la ciudad, ya después tuve la oportunidad de volver muchas veces con la música y cada vez me sorprende que Xalapa dé este escenario para plasmar el arte de tantas formas: muchos músicos, grandes bailarines. Siempre tiene esa posibilidad de expresar el arte de alguna u otra forma.

XÑ: Compártenos algunos de tus propósitos y proyectos para este 2018.
ML: A nivel laboral sigo trabajando duro en plasmar toda esta esencia que descubrí en 2017 y plasmarla en música; mostrarla de la mejor manera que puedo va a ser uno de mis propósitos. El segundo Danseries, este proyecto al que le tengo mucho amor porque me reta en todos los aspectos, también estoy por estrenarlo a principios de este año. Me quiero seguir arriesgando, seguir explorando en la actuación, quiero volver al teatro musical. Cada año me doy cuenta que uno tiene que arriesgarse más y darse chance de equivocarse porque ahí es donde uno encuentra nuevos caminos, si no sería muy fácil caminar sobre una vereda que ya está marcada por otros pasos. Ese es otro de mis propósitos. A nivel personal quiero aprovechar más a mi familia, a mis amigos, estresarme menos, entender que no puedo cambiar el mundo, que si me frustro y lloro tampoco va a pasar nada bueno, reírme más y más fuerte.

XÑ: Compártenos tus redes sociales para estar al tanto de tu exitosa carrera.
ML: Twitter e Instagram @sargentoleon.

Preguntas xalapeñísimas

XÑ: ¿Cuál ha sido tu año perfecto?
ML: 2017 ha sido mi año perfecto, fue muy complicado, pero lo agradezco porque me ha hecho madurar, crecer. La confrontación que me dio el empezar un proyecto sola, el construir mi propio hogar artístico desde los cimientos, me ha llevado a crecer muchísimo, he conocido gente impresionante, he compuesto diferentes estilos, he aprendido muchísimas más cosas. Hacer Danseries me ha dado muchas posibilidades con victorias, fracasos. 2017 me ha dado la oportunidad de acercarme más a mi familia; ahora que mi hermana está trabajando conmigo ha sido muy gratificante y me siento más acompañada. Todo lo que 2017 trajo con sus bemoles a nivel social como accidentes, desastres naturales, me tocó mucho y creó ese año con un halo de perfección para superarme y que este 2018 sea más perfecto.

XÑ: En el tren de la vida, ¿en qué vagón te sientes actualmente?
ML: Siempre he ido adelante, yo sería la maquinista. Siempre soy el motor de todas las cosas que me suceden, aunque creo que existe un camino que está destinado para nosotros, somos los autores de nuestro propio camino y decidimos cuánta leña le echamos al motor y a qué velocidad vamos.

XÑ: ¿Compones mejor de día o de noche?
ML: Depende. Trato de dedicarle mucho tiempo a sentarme con la guitarra porque la inspiración llega cuando quiere y si la esperamos a que llegue posiblemente no nos encuentre con el instrumento en las manos. A veces me levanto en la madrugada porque me viene una idea que tengo que escribir y otras ocasiones en la tarde cuando estoy estudiando vienen algunas ideas. Soy presa de las musas y cuando lleguen será el mejor momento para escribir esa canción.

XÑ: ¿Cuándo te dieron el último gancho al corazón?
ML: Hace cuatro años cuando llegó uno de los amores más grandes de mi vida y llegó con todo. Cuando el amor llega para quedarse llega como un gancho, contundentemente. Desde entonces me ha mantenido muy enamorada, enganchada a ese cariño que hace cuatro años me enseñaron por primera vez.

XÑ: Cuando dices ¡qué bello!, ¿en qué o en quién piensas?
ML: He tenido la oportunidad de viajar y cada vez que piso una tierra nueva y visito los lugares típicos que tenemos en nuestro país me dan ganas de decir ¡qué bello, qué hermoso y qué afortunada soy de ser mexicana y de vivir en un país que tiene tanta belleza! A veces se nos olvida un poco porque estamos en esta vorágine de circunstancias sociales que a todos nos están afectando, pero creo que si nos echamos un clavado a la belleza de país que tenemos y nos damos la oportunidad de disfrutarlo nos sentiremos muy orgullosos y veremos más belleza que tristeza, o que violencia, o que desastre.

XÑ: ¿A dónde va tu amor?
ML: Para adelante. Mi amor envuelve muchas cosas: personas, sueños, metas, recuerdos. Siempre me va a llevar a cualquier lugar que me haga feliz. Es bastante libre, así que irá a cualquier lugar donde no se sienta aprisionado.

XÑ: Actualmente, ¿qué te motiva a componer?
ML: Hay muchas cosas que me motivan a componer, obviamente el amor, pero también creo que este camino de superarme, seguir mis sueños y no darme por vencida. Esta etapa en la que me estoy permitiendo salir de mi propio clóset, y yo a esta persona que sale la llamo “Sargento León”, me está dando mucha motivación para decir cosas que a lo mejor en otros momentos no me atrevía o no cabían en las circunstancia familiar musicalmente hablando en la que estaba. La libertad me hace componer, el amor, la tristeza, el descorazonamiento, pero todo a partir del volver a levantarse, de intentarlo, de buscar la felicidad. La fe en todo es uno de mis principales motores para seguir componiendo y avanzando en este complicado mundo de la música que está envuelto en esta hermosa vida que hay que disfrutar al máximo.

Comparte este artículo

Más de XÑ