LUZ MARÍA ZETINA

Julio es un mes veraniego y lleno de luz, y no podíamos estar más a tono que invitando a nuestra portada a una mujer que alumbra, desde su nombre, a un ser humano tan bello como interesante y comprometido con las causas fundamentales de la vida. Nos referimos a Luz María Zetina, actriz, conductora y exreina de belleza de México, quien también es madre de tres hijas (Isabella, Luciana y Fátima) y tiene pasión por el yoga y la meditación.

En 1994 participó y ganó el concurso Nuestra Belleza México y en 1995 representó a nuestro país en el certamen de belleza Miss Universo. Después, estudió actuación en el Centro de Educación Artística de Televisa y participó en el noticiario de mujeres En concreto.
En sus inicios perteneció a grandes producciones telenoveleras en la década de los noventa. Su primer papel fue en la telenovela Ángela, pero fue hasta su participación en el programa Diseñador de ambos sexos cuando saltó a la fama en el 2001.
Luz María se retiró un tiempo de las pantallas para dedicarse a su familia y el año 2007 marcó su regreso con gran éxito en la serie S.O.S.: Sexo y otros secretos. Ese mismo año fue considerada por la revista Instyle como una de las 10 famosas más sexys al lado de figuras internacionales.
En 2008 se integró al programa Netas Divinas en sustitución de la conductora Martha Figueroa, en el cual compartió pantalla con las conductoras Gloria Calzada, Isabel Lascurain y Yolanda Andrade; además de participar en la campaña Kilómetros de lucha, en apoyo a niños con cáncer.
Todas las mañanas la podemos ver en Imagen Televisión como titular del programa Sale el sol, aunado este trabajo a su proyecto personal Sé tu luz, medio enfocado a la salud preventiva y que actualmente está lanzando la nueva plataforma con alternativas para estar bien de una manera integral, unificando el cuerpo físico, emocional, mental y espiritual para mejorar tu calidad de vida.

XÑ: Luz María, hoy día, ¿cuál crees que es la parte de tu persona que más brilla?
LMZ: Es difícil contestar esta pregunta. Quizá alguien de fuera pudiera contestar si algo de mi persona brilla o no. Lo que sí sé es que intento conectar con las personas que convivo en mi día a día, provocando vínculos desde la empatía y la compasión, observando con los ojos del corazón, y transmitiendo desde una mirada fija y sincera lo que puedo pensar o sentir.

XÑ: Después de ser reina de belleza, ¿cómo encuentras esta resonancia con lo espiritual y lo esencial de la vida?
LMZ: En algún punto de mi vida padecí la creencia absurda de que la belleza pudiera estar peleada con la inteligencia y la mente con la espiritualidad. Hoy comprendo y me vivo como un ser humano integral, intentando nutrir balanceadamente todas las áreas y aspectos de mi persona. La belleza integral trasciende a la belleza física y la espiritualidad reconforta nuestra mente. Desde mi punto de vista no hay nada más atractivo en una persona que la congruencia y armonía entre los pensamientos, sentimientos y acciones.

XÑ: ¿Qué habilidades o aprendizajes de tu carrera como actriz y conductora aplicas actualmente para invitar al despertar de las conciencias?
LMZ: He constatado que la naturalidad, espontaneidad y la no búsqueda del perfeccionamiento lo agradece la gente. La clave es comunicar desde mi ser hacia el ser, sin botargas falsas, ni intentos fallidos de imitar o parecer lo que no soy.

XÑ: ¿Cómo integras tu papel como madre y pareja para no dejar a tu familia fuera de este círculo de aprendizaje?
LMZ: ¿Cómo pudiera la pluma escribir sin tinta? Mi familia es mi razón y motivación para aprender y evolucionar, son mis verdaderos maestros.

XÑ: ¿Cómo lograr que los conocimientos ancestrales del yoga y la meditación se vuelvan parte de nuestra cultura cotidiana?
LMZ: Cada día nuestro estilo de vida nos lleva más y más a vivir en un mundo desbalanceado. Nuestra atención constantemente está en el afuera, en los demás, en nuestras actividades, compromisos, responsabilidades, provocando movernos de prisa y con el estrés acumulado por no lograr tantas cosas en poco tiempo. Sin duda, la sensación final es angustia, nerviosismo y estrés que es la enfermedad de nuestro siglo. Las prácticas ancestrales como yoga, meditación, pranayamas, son técnicas que nos invitan a desacelerarnos, a respirar, a estar presentes, con el objetivo de reconectar con nuestro ser real que es el amor.

XÑ: Tenemos la impresión de que el sentido del humor es una pieza clave en tu vida, ¿es así?, ¿qué posibilidades te da saber reírte de las cosas y de ti misma?
LMZ: No hay nada más sanador que la risa y la buena actitud. La vida va a seguir sucediendo, los retos y experiencias duras tendrán que ser vividas, solo nos queda decidir con qué actitud vas a andar tu camino. No hay nada más liberador que tomar la imperfección con sentido del humor, así que reírme de mí misma es la solución para no tomarme tan en serio.

XÑ: ¿Qué significa para ti la belleza física: un atributo, una simple característica, algo muy relativo o de plano un distractor?
LMZ: Un combo paquete de estas cuatro opciones que me están dando. Creo que se puede desvirtuar la belleza física cuando crees que eso es lo que eres, cuando vives para tu belleza física en vez de hacer que la belleza sea un factor de imán para complementar las demás bellezas que integran a un ser humano.

XÑ: ¿Qué hay de la actuación?
LMZ: Amo actuar, pero en este momento de mi vida estoy actuando el rol de emprendedora y madre que me tiene completamente ocupada y entregada.

XÑ: Platícanos la anécdota más delirante que te haya ocurrido en Netas divinas…
LMZ: Es increíble tener todo mi embarazo de Fátima en video. Es muy, muy especial tener cada uno de estos meses grabados y ver cómo crecía mi panza. ¡Es una experiencia delirante! Y simplemente ver cómo este crecimiento de una década está registrado en todos los videos que tenemos no es otra cosa más que notar un poco de madurez en todos los sentidos: de conducción, de amistad, de persona, de vida. Saber que mientras estaba en Netas divinas me embaracé de Fátima, Yolanda se salió (tengo una anécdota con ella donde lloro como si fuera mi hija que le está pasando algo y deja el programa), el parto de mi bebé, mi divorcio… eso es lo delirante de esa época. Ver y tener el registro de lo que pasó eso es lo que me parece una locura, tantos años que se fueron tan rápido…

XÑ: Coméntanos de tu proyecto Sé tu luz.
LMZ: Es un sueño hecho realidad, donde se unieron tres intenciones por una misma causa: el despertar de la conciencia. Mi hermano, mi cuñada y yo creamos esta plataforma digital con el fin de compartir el conocimiento de más de treinta colaboradores, quienes nos dan las herramientas para vivir una vida más consciente, plena y feliz.

XÑ: Danos los datos para seguirte a través de tus redes sociales.
LMZ: Facebook: Luz Maria Zetina; Twitter e Instagram: luzmazetina.

Preguntas xalapeñísimas

XÑ: ¿Dónde está nuestra belleza verdadera?
LMZ: El ser humano está constituido por mente, cuerpo, emociones, alma y espíritu. La belleza se refleja cuando estos cuerpos están en armonía y congruencia con la verdadera esencia del ser humano que es el amor.

XÑ: ¿Cuáles son las deudas que como país tenemos con las mujeres en concreto?
LMZ: Sin duda, la desigualdad y la falta de educación y preparación.

XÑ: ¿Tienes una “ángela” de la guarda?, ¿cómo se llama?
LMZ: Sí, creo que tengo un ángel de la guarda, o quizá más de uno. Siento que estamos interconectados y que todo sucede de manera instantánea, que el tiempo no es lineal y que es difícil de entender el correr del mismo en el mundo espiritual. Aunque tengo muchos ángeles, y quien más tiempo lleva conmigo es mi madre, me conecto constantemente con la energía de Jesús y con el creador de todo, Dios.

XÑ: Partiendo de Dios como el diseñador de ambos sexos, ¿cuál crees que haya sido su principal acierto con el hombre y la mujer?
LMZ: La perfección con la que nos creó para ser complemento el uno del otro, la maravilla de la cocreación y lo impresionante de no poder hacer una vida sin la existencia del otro. Así sea un embarazo in vitro se necesita una parte del hombre y de la mujer para crear una vida. Sin la existencia de uno o el otro todo termina. Nos necesitamos y complementamos.

XÑ: Dinos una de tus netas divinas.
LMZ: Se fue el amor de mi vida que fue mi padre y al mes regresó el amor de mi vida, 22 años después, mi primer y gran amor.

XÑ: Para caminar kilómetros de lucha, ¿cuál ha sido tu primer paso?
LMZ: El camino de vuelta a casa, ese que te lleva al autoconocimiento. No se puede amar aquello que no se conoce; por eso, empezar a conocernos, descubrirnos, nos lleva a ese lugar que estaba abandonado, nuestro ser interior.

XÑ: ¿Hay alguien que al verle sientas que sale el sol?
LMZ: Mis tres hijas.

XÑ: ¿De dónde viene esa voz que te dice “sé tu luz”?
LMZ: Del silencio más profundo de mi ser.