HORACIO PANCHERI

Este mes tenemos en nuestra portada a Horacio Pancheri, actor y galán argentino que de las revistas surgió a la pantalla chica, producto de su traslado a México para estudiar con René Pereyra y posteriormente en el Centro de Educación Artística (CEA) de Televisa por invitación de Eugenio Cobo.

Después de egresar del CEA, Horacio hizo su debut en la televisión mexicana en la telenovela El color de la pasión con una participación especial, en donde compartió créditos con Ariadne Díaz y Michelle Renaud.
Para noviembre de 2014 llegó la oportunidad de participar en La sombra del pasado, interpretando a Renato Ballesteros y en donde volvió a compartir créditos con Michelle Renaud y por primera vez con Pablo Lyle, Alejandra Barros, Alexis Ayala y Thelma Madrigal.
En 2016 obtuvo su primer protagónico en Un camino hacia el destino, junto a Paulina Goto, Ana Patricia Rojo, René Strickler y el primer actor Gustavo Rojo.
Pero, ¿qué hay detrás del actor exitoso, del galán apuesto e impecable?, ¿cuáles son las cosas y los momentos que tiene que sacrificar para figurar en un país lejano al que nació?, ¿cómo se superan los cambios drásticos, las despedidas y los nuevos retos? Averigüémoslo…

XÑ: Horacio, ¿cómo describirías el cambio que has tenido desde aquel muchacho que debutó en El color de la pasión y el que hoy conocemos?
HP: ¡Hola a todos! Gracias por esta hermosa entrevista… Uno va creciendo, va aprendiendo, va madurando. Soy una persona muy ambiciosa y perfeccionista dentro de lo que no existe porque la perfección es muy difícil de encontrarla, pero siempre trato de buscar que mis cosas, mis trabajos, mis escenas, queden de la mejor manera. Soy muy exigente conmigo mismo. Hubo un gran cambio, una gran evolución desde el Horacio Pancheri de la primera novela; del Horacio Pancheri que llegó a México a buscar un sueño; del Horacio Pancheri que estando en México se enteró que iba a ser papá, un cambio importantísimo en mi vida; del Horacio Pancheri que hizo la primera novela El color de la pasión, diez capítulos, nervioso. Luego pasó la otra novela con una gran responsabilidad y ahora en Un camino hacia el destino poder protagonizar, ser la punta del barco, junto con Paulina Goto… wow, es una experiencia inolvidable, un gran aprendizaje. Rodearte con grandes actores, con grandes personas, a uno lo hacen crecer mucho. Día con día voy creciendo en todo sentido y creo que hubo mucha evolución desde aquel hombrecito que llegó hace cuatro años a México al de hoy. Seguimos aprendiendo, estudiando, con proyectos nuevos, en la búsqueda de una buena vida, de ser mejor persona. Creo que continuamente uno está evolucionando para bien, en mi caso, no hablo de los demás. Así que sí, hubo mucha evolución y positiva.

XÑ: ¿Cuáles son esos aspectos desconocidos de Horacio Pancheri? Platícanos algunos de tus “gustos culposos” o algún hobby insospechado.
HP: Ya me conocen mucho. En mis redes sociales ya expuse demasiado mi vida y es parte del juego, lo acepto y estoy contento porque los fans tienen una réplica muy bonita conmigo, con mi hijo, con mi familia, con mi novia… Pero hobbies pues saben que nadé muchos años; amo nadar, amo hacer deporte; hago crossfit siempre para mantenerme en forma. Me encanta comer, soy muy dulcero, me encantan los postres; necesito uno luego de cada comida sino me quedo con sensación de hambre… un bocadito de un chocolate, un tiramisú, un dulce de leche. Siempre después de comer un postrecito y un rico té de manzanilla. Me encanta ir al cine, al teatro, leer, ir a los museos, viajar, conocer lugares y personas. Estar con mi hijo me apasiona. Me encanta enchilarme; la comida mexicana pensé que no me iba a gustar. Cuando llegué aquí el primer día le puse picante a todo, pero aprendí la lección, a no ponerle tanto, ya me acostumbré y es increíble.

XÑ: Pocos creerían que un hombre argentino, que al parecer puede tener cualquier cosa con solo pedirla, sea tan devoto de la Virgen de Guadalupe, cuéntanos como nació esta devoción.
HP: Uno puede tener todo o nada. Creo que la fe es algo muy importante. Las personas que no tienen nada son felices agradeciendo, con lo poquito que tienen. En las personas que tienen mucho también hay gente muy agradecida. Lo importante es agradecer siempre: cuando no tienes nada o cuando tienes mucho; porque en eso radica la fe, en confiar. Hace casi veinte años hice un viaje de La Patagonia a Estados Unidos con una maestra para estudiar inglés un mes y cuando volvimos pasamos por México porque su hijo vivía aquí. Uno de los lugares a donde me llevó fue a la Basílica de Guadalupe, a la Catedral, y me impactó ver la cantidad de gente, de personas que van a agradecer y que piden. Me llamó mucho la atención ver ese cuadro de la Virgen tan bonito, tan hermosa, que me hizo ser su fan. Siempre le pido por mi familia, salud, trabajo, por mis amigos. Cada vez que puedo voy a la Basílica a rezar, a agradecer, y siempre traigo conmigo una cadenita de la Virgen porque creo mucho en ella, le agradezco y creo que estoy donde estoy en gran parte por ella que me supo colocar aquí.

XÑ: Respecto a otras facetas de tu carrera, ¿cómo andan tus proyectos en teatro, cine, modelaje?
HP: Terminé Un camino hacia el destino, me fui a Pasiones, a estudiar, a despejar la mente. Regresé con dos proyectos de teatro que pensaba hacer, pero se interpuso un proyecto nuevo en televisión que todavía no puedo decir qué es y tuve que pedir permiso en el teatro para postergarlas para el próximo año. Así que por ahora voy a hacer una novela en Televisa y ojalá que salga exitosa como la última que hice. Voy a ponerle todas las ganas, todo lo máximo que yo pueda de mí y ya se enterarán qué es lo que se viene para mi carrera. Pero sí, otra novela más de protagonista.

XÑ: ¿Has pensado en incursionar en un papel de villano o el de galán te sigue viniendo como “anillo al dedo”?
HP: Me gustan ambos personajes. Ahora estoy haciendo más cosas como galán. La empresa me quiere llevar por ese camino, pero lo que no quiero es encasillarme en el galán de las novelas. Por eso, si la empresa decide ponerme de galán mi trabajo es buscarle algo al personaje que sea diferente, para que no sea el típico galán y si no pues encontrar cosas por fuera. Trato de hacer teatro o cine con personajes diferentes o cursos con mi maestro René Pereyra con monólogos y escenas de películas de personajes que seguramente en Televisa no me tocarán hacer. Trabajo esa parte de mí. Personajes de “padrotes”, homosexuales, malas personas, cosas distintas a lo que en Televisa no podría mostrar ahora. Ya mañana si me toca hacer un antagónico, un villano, me encantaría interpretarlo. Creo que ambos papeles son muy buenos y ojalá que algún día me toque. Hoy por hoy voy por la rama de los galanes, es lo que Televisa me ofrece y estoy feliz.

XÑ: Dinos tus redes sociales para que nuestros lectores estén al pendiente de tu carrera.
HP: En Instagram: Horacio Pancheri, en Facebook: Horacio Pancheri Oficial; en Twitter @PancheriHoracio; y en Snapchat: Horacio Pancheri. Están todas las cuentas verificadas para que no se confundan y no entren a cuentas que no son. Ojalá que puedan seguir mi carrera.

Preguntas Xalapeñísimas

XÑ: ¿Te consideras un tipo alivianado o un poco más pancheri-llo?
HP: En algunas cosas soy muy alivianado y en otras me estreso demasiado. Ciencuenta y cincuenta. La verdad es que trato de alivianarme, pero hay muchas cosas que me estresan y no me dejan tranquilo. Pero es parte de la vida, hay que aprender. Voy a terapia y mi psicóloga me platica, yo hablo y me suelto mucho. Es otra de mis terapias junto con la actuación.

XÑ: ¿De qué color es la pasión para ti?
HP: Para mí es verde, verde de esperanza, nunca hay que perderla. Confiar en lo que uno intuye, en lo que uno tiene en la cabeza, con su objetivo claro. Nunca perder la esperanza, la confianza y la fe, por eso soy tan devoto de la Virgen de Guadalupe, porque cuando dejas de hacerlo si tú no cofías en ti mismo, quién va a hacerlo.

XÑ: ¿Cómo negocias con las sombras de tu pasado?
HP: Puedes tratar de aprender de los errores. Los que he cometido, tratar de no cometerlos más, aprender para no volver a repetirlos en su mayoría. No repetir ese tipo de patrones porque no nos llevan a ningún lado.

XÑ: ¿A qué camino crees que te está llevando tu destino?
HP: Creo que voy por buen camino. Nunca sabes qué es lo correcto, hablo de mi caso. Mi intuición me dijo ven a México, prepárate y haz una hermosa carrera y es lo que estoy haciendo. ¿Es lo correcto, no es lo correcto? Estoy lejos de mi hijo y es algo muy difícil para mí. ¿Es lo correcto estar haciendo mi carrera aquí? ¿Es lo correcto estar lejos de él? Las respuestas pueden ser muchas. Creo que estoy haciendo lo mejor para mi futuro y para el de él. Mi camino y mi destino están como los soñé en mi vida y obviamente hubiera querido y preferido vivir todo el tiempo con mi hijo, pero las cosas se dieron así, la vida es así. Yo estoy presente siempre con él, hablo con su mamá, con quien siempre he tenido una excelente relación, voy a verlo, estamos en contacto. Tenerlo lejos no es nada fácil, pero así tocó mi destino, así tocó mi vida y la verdad soy un privilegiado: tengo una familia hermosa, una novia hermosa, el hijo más bonito del mundo, trabajo, salud, vivo en un país increíble con gente maravillosa. ¿Qué mas puedo pedir? Creo que mi camino va en una dirección muy correcta.

Comparte este artículo

Más de XÑ