ERIKA DE LA ROSA

Febrero es el mes del amor por excelencia. El amor en ocasiones tiene antagonistas y “piedritas en el camino”; no olvidemos que es precisamente ante la adversidad que florece el amor verdadero. En ese caso, las grandes historias le deben mucho a los villanos. Es por esa razón que nos complace tener en nuestra portada a una actriz que ha sobresalido en sus papeles de antagonista y quien es sinónimo de talento, belleza y determinación: Erika de la Rosa.

Actriz y modelo mexicana, Erika nació en Ciudad Juárez, Chihuahua. Su formación como actriz va desde el Estudio Corazza en Madrid, España, hasta el Margie Haber Studio en Los Ángeles, California.
Erika se ha destacado también en el teatro como bailarina y cantante en el competido ámbito del género musical (Cats y Vaselina). En el cine fue nominada como Actriz Revelación en el prestigioso premio Diosas de Plata por su actuación en la película ¿Qué le dijiste a Dios?, en la que se rinde tributo a Juan Gabriel.
En su faceta como conductora estuvo presente en el canal A&E por cuatro años consecutivos.
Como actriz de televisión ha encarnado antagonistas memorables en telenovelas como La hija del jardinero, Montecristo, Se busca un hombre, La patrona, El señor de los cielos, Bajo el mismo cielo, Eva la trailera y Guerra de ídolos.
El año pasado regresó a México y se integró a Televisa para ser la villana de la nueva producción de Giselle González, Caer en tentación, y dar vida a Alina del Villar, una abogada exitosa.

XÑ: Erika, comencemos por saber si es necesario ser muy buena para hacerla de mala…
ER: Se necesita manejar y mantener cierto nivel de energía. Ser antagónica es muy demandante, pero me encanta serlo. Procuro aprovechar al máximo cuando tengo en manos personajes tan buenos (por ser malos) como Alina del Villar.

XÑ: Los antagonistas de hoy día son más complejos, más ricos en matices, ¿cómo son los que a ti te gusta hacer?
ER: Personajes reales, duales, honestos. Antagónicos que reaccionan de manera lógica e inteligente a las consecuencias de sus actos.

XÑ: ¿Hacer tan buenas villanas te ha ayudado a comprender a los antagonistas de tu propia vida?
ER: ¡Sí, definitivamente! En algún momento de mi vida pasé por una situación muy dolorosa e injusta y cuando trataba de explicarlo a mis amigos siempre decía: las cosas que yo actúo como antagonista me las acaban de hacer a mí, pero en la vida real. No es cliché, la realidad supera la ficción.

XÑ: Es frecuente que a los actores que se destacan en algún tipo de personaje se les encasille, ¿de qué manera tú te proteges o te liberas de esto?
ER: Lo más importante para mí al decidir o no hacer algún proyecto tiene que ver con la historia que estamos contando. Si dentro de la propuesta me ofrecen que yo sea la antagónica ha sido una casualidad (muy afortunada), pero ese no es mi primer interés; por lo tanto, nunca me ha preocupado encasillarme.

XÑ: ¿Qué tanto te refresca como actriz participar en musicales?
ER: Me encanta el teatro musical. Desde niña he participado en musicales y ahora que ya estoy de regreso en México es un proyecto por cumplir. Cantar, bailar y actuar al mismo tiempo… ¿qué mejor entrenamiento puedo tener como actriz?

XÑ: ¿Cuáles consideras que son tus retos actualmente en la actuación?
ER: Mantener mis interpretaciones honestas y reales. Ese siempre será el reto, haga lo que haga.

XÑ: ¿De qué manera te sigues preparando para seguirnos sorprendiendo?
ER: Mi entrenamiento es en el día a día. En ocasiones no dejar de moverme, en otras hacer una pausa, idear, crear, regresar a la escuela, cambiar de mecánica, de técnica, para luego retornar a la base. Siempre estoy entrenando la voz, el cuerpo, la mente o hasta el corazón cuando decido pausar todo y solo ser mamá y disfrutar a mi hija.

XÑ: Indudablemente estás en un momento cumbre de tu carrera, ¿pero cómo te preparas para esa transición de ser protagonista en diferentes edades?
ER: Yo me exijo calidad histriónica no una cara y cuerpo perfectos, eso es lo que me permitirá la longevidad a cuadro. Que emoción tener 65 años, arrugada, sin músculos, pero entera y actuando. Visualizando esa imagen, así me preparo.

XÑ: ¿Cómo te imaginas en diez años dentro de tu carrera?
ER: Satisfecha por muchos logros personales y profesionales ¡y más motivada que nunca!

XÑ: Platícanos de tus proyectos para este año y dinos tus redes sociales para seguir tu carrera.
ER: Estamos decidiendo entre un par de proyectos en televisión. Lo que sí es un hecho es que 2018 estaré trabajando en México. En Twitter me encuentran como @Erikamazapan y en Instagram como @Erikadlarosaactriz.

Preguntas xalapeñísimas

XÑ: ¿Qué tal andas este 2018 como para caer en tentación? Si fuera así, ¿cuáles son los pecados que cometerías?
ER: Caer en la flojera, para mí eso es pecado.

XÑ: ¿Hoy en día hay alguien con quien sueñas bajo el mismo cielo?
ER: Sí, con mi hija Ana Lucía.

XÑ: ¿Actualmente en qué te sientes la patrona y en qué la emperatriz?
ER: Definitivamente soy la patrona y emperatriz de mi familia.

XÑ: ¿Tienes algún deseo prohibido al que este año le vas a dar permiso?
ER: Mmm… quizá, ¡lo más seguro es que sí!

XÑ: “Se busca un hombre” cada día es una frase más en desuso, ¿pero qué te gusta encontrar en uno cuando se da la ocasión?
ER: Seguridad y alegría.

XÑ: ¿Cómo definirías hoy tu momento como mujer: entre correr y vivir, cambio de vida o a cada quien su santo?
ER: Ja, ja, ja… ¡entre correr y vivir!

Comparte este artículo

Más de XÑ