NADIA BELTRÁN

El enorme arte de retratar pequeños

Nadia Beltrán Mejía es una fotógrafa dedicada a captar los rostros más inocentes y dulces, más honestos y espontáneos, claro, los rostros de los niños.

Especialista en captar sonrisas y lograr momentos inolvidables, Nadia ha establecido su residencia en la capital veracruzana y desde aquí trabaja arduamente para dar contenido al álbum de recuerdos emocionales de muchas familias. Su relación con la fotografía es sumamente creativa porque a partir de la frescura infantil agrega detalles y conceptos que contrastan y al final resaltan ese brillo que sólo tiene la honesta mirada infantil.

Egresada en Ciencias de la Comunicación por la Universidad de las Américas, Nadia ha extendido su preparación con su paso por la Escuela Activa de Fotografía en Cuernavaca y ha tenido entre sus maestros, a lo largo de diversos cursos, a Dasha Horita, Erick Pozos y Oscar Castro, fotógrafos veracruzanos reconocidos nacionalmente.

XÑ: Nadia, ¿cómo se va dando en tu carrera esta especialidad en retratar infantes?
NB: Cuando nació mi primer hija, Regina, ahí comenzó este padrísimo trabajo. Retomé la fotografía que tenía en el total olvido, casi que saqué mi cámara del baúl de los recuerdos, la sacudí y empecé este enorme gusto de plasmar sonrisas.

XÑ: ¿Qué dificultad implica retratar a un niño o a un bebé?
NB: Sí tiene un poco de dificultad ya que están en continuo movimiento y depende todo de su estado de ánimo; ahí es cuando junto con los papás hacemos circo, maroma y teatro para que reflejen sus encantos. Pero al final, cuando veo el resultado, cada pequeño obstáculo se hace nada y es cuando todo valió la pena.

XÑ: ¿Cómo ha evolucionado la fotografía de infantes desde aquellos tiempos de las famosas caritas donde casi pellizcaban a los niños para que lloraran hasta la actualidad?
NB: Para mí sí que ha evolucionado porque yo trato de capturar la espontaneidad de un bebé jugando, captar la belleza interior de cada pequeño acompañada de escenarios particulares que selecciono provocando que cada bebé disfrute el momento tanto como yo.

XÑ: ¿Cómo saber qué elementos agregar, en un afán creativo, sin desvirtuar la personalidad fresca y natural de un niño?
NB: Estoy en continua renovación de elementos, imaginando, soñando y visualizando. Todo depende de la edad y el ambiente en que se desenvuelven para crear una foto única y creativa.

XÑ: En tu experiencia, ¿existen pequeños que tengan conciencia y relación con la cámara fotográfica?
NB: Sí, impresionante. Me han tocado pequeñines de seis o siete meses que miran directo a la cámara y tal pareciera que en efecto me posan o coquetean, ¡me encantan!

XÑ: ¿Cómo ha afectado el desarrollo de la foto digital a la tradicional manera de retratar infantes y de conservar sus imágenes o compartirlas?
NB: Yo creo que no ha afectado una a la otra; al contrario, ambas van de la mano. La tradicional es de muchísimo trabajo, a mí en lo personal me gusta la digital, me gusta la tecnología y me funciona más porque puedo hacer un trabajo más preciso con el retrato infantil.

XÑ: ¿En qué ambientes se dan las fotos más exitosas?
NB: A mí me encantan en jardines, bosques, con luz natural, aire, etcétera; para mí ahí son las mejores.

XÑ: ¿Qué otro tipo de trabajos realizas?
NB: Únicamente tomo retrato infantil, es lo que me gusta: toda la parte de poner escenarios, hacerlos reír, todo eso me divierte mucho. He intentado el retrato de chicas pero no, lo mío, lo mío son los bebés; lo gozo y disfruto mucho y eso seguro se debe reflejar.

XÑ: Por último, platícanos dónde podemos ver tu galería y de qué manera te pueden contactar quienes quieran conservar los mejores recuerdos de sus pequeños.
NB: Estoy en Facebook como Nadia Beltrán Fotografía de Bebés; ahí encuentran algunas de mis fotos y mis teléfonos.

Más de XÑ