MARISA PASEIRO

En Xalapa, decir Marisa Paseiro significa don de gente, tradición, inteligencia, calidez, pero sobre todo buen gusto y sazón, porque Marisa ha acompañado con sus creaciones culinarias infinidad de ceremonias y convites de la mayor alcurnia y relevancia en la sociedad xalapeña. Pero vayamos a la entrevista y metámonos hasta la cocina, allí donde solo la cuchara conoce el fondo de la olla, y preguntémosle a esta mujer adorable y contadora de profesión de su vida y cómo le ha agregado sabor, con su arte, a tantos momentos de su historia.

XÑ: Marisa, ¿cómo recuerda los tiempos de su infancia en esta capital?
MP: Como una hermosa ciudad pequeña y tranquila, donde éramos como una gran familia.

XÑ: ¿Qué se siente ser de las fundadoras del Instituto Científico Motolinía?
MP: Un gran orgullo. El mes pasado que fue la celebración de los 75 años del Colegio Motolinía en Xalapa fue muy emocionante para mí haber leído una pequeña reseña de los nueve años que pasé en el Colegio, de 1942 a 1950 que salí titulada como contador.

XÑ: ¿Qué ocupó más su vida profesional: la contaduría o la cocina?
MP: Ambas. La cocina es mi pasión desde pequeña, pero la contabilidad se ocupa en todas y cada una de las actividades que desempeñes, tanto en el hogar como profesionalmente.

XÑ: ¿Qué festejo en el que acompañó con sus creaciones culinarias le trae un grato recuerdo?

MP: No podría escoger alguno en especial. El satisfacer una de las más importantes necesidades humanas, que es la alimentación, y tener de comensales a personajes tan disímbolos como amigos, familiares, autoridades locales, nacionales y extranjeras, diplomáticos y personas de renombre internacional fue muy grato. Puedo decir con orgullo que ver regresar a la cocina los platos vacíos es una sensación incomparable.

XÑ: ¿Cuáles de sus facetas cree que heredó a cada uno de sus hijos o a sus nietos?
MP: No sé, pero me encantaría haberles podido trasmitir la necesidad de poner en cualquier empresa a la que se dediquen todo su esfuerzo, para que sin importar el resultado queden siempre con la satisfacción del deber cumplido.

XÑ: Para finalizar, ¿cómo describiría a manera de ingredientes, porciones y modo de preparación la receta para una vida larga y plena?
MP: Los ingredientes serían amor, paciencia, constancia, responsabilidad, ética, valor, intrepidez, etcétera. Las porciones varían según el momento y la situación en que se presentan. Modo de preparación: mezclar con mucho cuidado las cantidades necesarias de cada uno para lograr un resultado equilibrado donde la carencia o el exceso de alguno de ellos harán que este no sea del agrado de todos. Al contrario de otra clase de recetas donde la medida exacta es indispensable, el manejo de los mismos cambia muchísimo según el momento, el espacio y las diferentes personalidades con quien interactúas. El corazón y el sentido de responsabilidad son indispensables para que aun sabiendo que lo que decidas no va a ser agradable a los demás, quedes siempre satisfecho contigo mismo.

Comparte este artículo

Más de XÑ