GERARDO HERRERA

Gerardo Herrera es un profesional de las artes plásticas en la opción Diseño de la Comunicación Visual por la Universidad Veracruzana; sin embargo, su trayectoria ha ido desde filmografía, portales informativos, institutos de comunicación, caricatura, docencia. En esta ocasión, comparte a XÑ parte de su trayectoria y conceptos estéticos que lo integran y afianzan en la capital veracruzana como un artista vigente y capaz de darnos el pulso de la producción en su rubro en la actualidad.


XÑ: Gerardo, ¿cómo te defines como artista?

GH: Personalmente, creo que el adjetivo tiene dos acepciones. Una entendida meramente al proceso creativo en cualquiera sea su rama, y como tal debe estar ligado religiosamente a la práctica y a la búsqueda de la perfección de las técnicas. En cambio, la asignación que se le da al ejecutante de las mismas, cuando el observador siente reconocer en el trabajo un cierto grado de pericia, estilo, o calidad en el mensaje o producto, debería ser otorgada por los demás ya que en voz del ejecutante suena vacuo y pretencioso. Por tal motivo, he jugado con la manera en la que me presento ante las personas. Prefiero ser un diseñador plástico (porque la labor del diseño necesita ser bella y no solo simplista) o también como artista gráfico (porque creo firmemente que un creador ensimismado al que nadie entiende desperdicia la obligación que tenemos de aportar algo a nuestro entorno, además de solo imágenes bonitas).

XÑ: ¿Dónde ubicas los límites del diseño y del arte a la hora de tu desempeño?
GH: Los límites ya están claramente marcados desde ambas disciplinas, pero es mi labor personal difuminar la brecha que los divide, tratando de llevar la efectividad comunicacional del diseño al arte y la experiencia estética al diseño.

XÑ: Háblanos de lo más relevante de tu vasto desarrollo profesional.
GH: Sin duda alguna, la docencia es de las mejores cosas ya que te da la oportunidad de conectar con otras personas y sembrar en ellos la semilla del arte y la creatividad. Además, también haber ganado la competencia nacional de cosplay que me permitió viajar a Japón por varias razones, de entre las cuales destacan el expandir la conciencia al entrar en contacto directo con una cultura completamente distinta a la propia y redimensionar la percepción del mundo y la gran ventaja geopolítica de vivir en México.

XÑ: También has incursionado en el guionismo, platícanos de esta experiencia.
GH: El guionismo y dirección para cine es algo relativamente nuevo para mí que abre una puerta completamente distinta de la creación plástica, donde estoy explorando de la mano de mis compañeros de Dunas Films, con quienes nos encontramos en la postproducción de la segunda temporada de la serie Hora infernal y desarrollando proyectos futuros en los que tengo a mi cargo el diseño de producción y efectos especiales.

XÑ: Coméntanos sobre la obra que apreciamos en esta edición de XÑ.
GH: En este caso, les comparto un par de piezas que pertenecen a la exposición “Secretos de Xopanistli”, en la que participé con grandes compañeros de generación, titulada Aire, que retrata a la compañera de mi vida que me dio el regalo más grande de la vida: mi preciosa Emilia. Y de otra exposición que fue casi un experimento social en el que instruí a un camarada abogado desde cero hasta concebir la exposición denominada “Onfalocele espiral de vida” les comparto la pieza En la búsqueda del placer, que es una representación simbólica de las pasiones humanas.

Comparte este artículo

Más de XÑ