ERIKA MARTÍNEZ ANDRADE

Erika Martínez Andrade es una difusora por excelencia de las artes en niños, jóvenes y adultos. Actividad que desarrolla en el vecino y mágico municipio de Coatepec desde hace diecisiete años, teniendo actividades escénicas y dancísticas con el fin de promover y dar a conocer estas temáticas como fuente de expresión. En esta ocasión platicaremos con Erika respecto a un espacio donde las nuevas generaciones tienen contacto con el delicado y exigente arte de la danza; nos referimos a la academia El Arlequín, de la cual es directora general.

XÑ: Erika, platícanos de tu formación personal y profesional.
EMA: Comenzó como una gran aventura a los doce años; fue maravilloso estar dentro de una gran disciplina que amo y respeto. En mis estudios de secundaria era muy grato tomar diferentes disciplinas. Ya me sentía una gran artista, nunca tuve miedo de llegar a donde estoy; siempre me imaginé ir de la mano de grandes profesores como mi primera directora Consuelo Gómez, inyectando siempre en mí esa pasión por el teatro y la comedia musical.

XÑ: Háblanos de cómo marcó el Colegio México tu destino por el arte.
EMA: Fue mi primer contacto con la danza. Marcó mi destino porque teníamos, y aún existe, un pequeño foro para las presentaciones de las obras de teatro y eso dejó huella en todos los que alguna vez participamos. Desde muy pequeña tomé diferentes talleres para saber y conocer más. Conocí a grandes talentos artísticos que despertaron en mí ese gran sueño de no ceder y continuar con esta pasión.

XÑ: Cuéntanos de tu capacidad para los montajes, las giras, los programas de radio…
EMA: Por la sensación de libertad que hay en esta gran maravilla artística que es la danza, mi capacidad de crear es imparable. Juego con la imaginación y la llevo a escena de la mano de grandes y pequeños artistas en proceso.

XÑ: ¿Cómo llegó la danza a tu vida y se quedó en ella a través de El Arlequín?
EMA: Llegó a mi vida con el apoyo de una gran mujer, mi madre, quien siempre confió y creyó en mí. Ella me involucraba de una manera profesional y responsable ya que estaba estudiando dos carreras (Ciencias de la Comunicación y Danza Contemporánea). Viendo la necesidad de hacer y promover arte en el lugar donde radico (Coatepec) comencé a armar mi proyecto que llevó por nombre Kidanz; cuando realizamos la primera presentación alguien me sugirió cambiarle el nombre y quedó como El Arlequín Academia de Artes. Siempre fue mi intención compartir mis experiencias y conocimientos con otras personas y ser un brincolín para el talento artístico que quiere incursionar en las artes de manera profesional.

XÑ: ¿Qué tan importante resulta el apoyo de los padres de familia para que los niños se conecten con la danza y se mantengan en constancia en ella?
EMA: Son la base fundamental en el desarrollo de sus hijos. En cualquier disciplina es fundamental que crean y confíen en ellos. Siempre acompáñenlos en su aventura, eso los hará crecer más profesionalmente y en todos los sentidos.

XÑ: ¿Cómo está organizado el plan de enseñanza en la academia?
EMA: Los maestros son profesionistas de las artes; se organizan y planean de acuerdo a las necesidades y edad con que cuenten los alumnos, hacen que el plan de enseñanza se vuelva más divertido, responsable, alegre, y despiertan en ellos esa pasión por las artes. Nuestros alumnos llegan a formar parte de grandes institutos del ámbito artístico como Bellas Artes en la Ciudad de México y la Escuela de la Música y Danza en Monterrey; son parte de elencos en comedias musicales; participan en concursos Dance Moons en Estados Unidos; e ingresan a la Universidad Veracruzana en licenciaturas como danza, teatro, música. Los talleres o cursos inician trimestralmente, adecuando los horarios a las necesidades generales de los planes de estudios que estén cursando en ese momento. Si la intención es prepararse para los exámenes de admisión para licenciaturas sí cambian los horarios pues se toma el curso intensivo de tiempo completo.

XÑ: Platícanos una de tantas historias que deben surgir en El Arlequín.

EMA: Cuando estaba cursando la licenciatura le pedí a mi madre una habitación de su casa para poner mis barras y un espejo. A los seis meses decidió desocupar toda la casa al ver que era una gran cantidad de personas las que acudían a clases. Ahí fue donde vi comenzar la realidad de mi sueño y donde sigo con muchas ganas haciendo lo que me gusta. La historia más agradable dentro de mi carrera ha sido Antonio Medina. La satisfacción fue grande porque caminamos juntos durante todo el proceso por El Arlequín. Lloré cuando me enteré que había obtenido el primer lugar para ingresar a la Licenciatura en Danza Contemporánea en el Instituto Nacional de Bellas Artes. Existen muchas historias porque surgen con cada alumno, cada clase y cada evento…

Comparte este artículo

Más de XÑ