ROGELIO CASTRO HERNÁNDEZ

En XÑ siempre estamos atentos a promover y difundir los talentos deportivos que ponen muy en alto el nombre de Veracruz. Este es el caso de Rogelio Castro Hernández, quien a sus tempranos trece años es multicampeón de tenis de mesa y una de las más sólidas promesas de este deporte a nivel nacional.

XÑ: Rogelio, ¿cómo llegó el tenis de mesa a tu vida?
RCH: Cuando tenía seis años salí de vacaciones con mis papás y mi hermano. En el hotel en el que nos hospedamos había una mesa de ping-pong y solo quería jugar a esto con mi hermano. Al regresar a Xalapa les dije a mis papás que quería aprender a jugar este deporte; ellos me llevaron a aprenderlo y con su apoyo y el de toda mi familia sigo entrenándolo para cada día ser mejor en lo que hago.

XÑ: Esta actividad es divertida, pero, ¿qué tan exigente es como deporte?
RCH: Es bastante exigente ya que si quieres ser muy bueno debes tener mucha agilidad para poder moverte rápido y llegar a las pelotas, y tener fuerza para pegarles duro. También se necesita una excelente condición física pues en los torneos juegas demasiados partidos en alrededor de cuatro días, de 8 de la mañana a 8 de la noche.

XÑ: Cuéntanos cómo es un día en tu vida: a qué hora estudias, cuándo entrenas, qué comes, cómo te diviertes…
RCH: Estudio en el Instituto Francisco de Vitoria. Entro a las 7:45 de la mañana y salgo a las 2:30 de la tarde. Saliendo voy a comer a mi casa, hago tarea y entreno de 5:00 a 9:00 de la noche. En la escuela me divierto mucho jugando futbol, o a veces los fines de semana voy con mis amigos a jugar o voy al cine con mis papás porque me gusta mucho. Así es mi día cuando estoy en Xalapa. Cuando estoy en Alemania en mis campamentos son tres meses muy intensos pues me levanto, desayuno y entreno de 9:00 de la mañana a 12:00 de la tarde; luego descanso un rato y estudio alemán, después como y vuelvo a entrenar de 4:00 a 7:00 de la tarde; me baño, ceno, repaso nuevamente mi lección de alemán, hablo con mis papás y mi hermano y me duermo. Mi alimentación es muy completa: como carne, verduras, pastas, frutas, etcétera. La alimentación es parte muy importante en un deportista.

XÑ: ¿Por qué lo recomiendas como actividad física?
RCH: Hacer cualquier deporte es muy bueno, pero el tenis de mesa es muy completo, además de lo físico está la parte mental. Es un deporte en el que se necesita mucha preparación física, también los reflejos. La coordinación y la concentración son necesarios para lograr ganar. Haciendo deporte siempre tendrás buena salud ya que estarás en forma.

XÑ: ¿Qué sentiste cuando ganaste el primer lugar individual en los Juegos Centroamericanos en la Ciudad de México?
RCH: Me sentí muy contento ya que di todo mi esfuerzo en los partidos. Ahí vi reflejado cada uno de mis entrenamientos; la disciplina y constancia es lo más importante para lograr ganar. Me di cuenta que todo lo que uno quiere lo puede lograr entrenando muy duro todos los días.

XÑ: ¿Qué herramientas sientes que te ha dado este deporte que no solo te sirven para practicarlo, sino también para vivir?
RCH: Me ha enseñado diferentes culturas y formas de vida de otros niños de otras ciudades o países, que me van a servir en mi vida cuando sea grande. También que si te propones algo con esfuerzo, disciplina, constancia, lo puedes lograr. Sobre todo que la familia es lo más importante que uno tiene. Mis papás, mi hermano Alfredo, mis abuelitos, siempre están conmigo apoyándome, llevándome a entrenar, a mis competencias, mis campamentos; sin ellos esto no lo haría.

Más de XÑ