EL PRIMER CORTE DE CABELLO

Por Lesaro Salón

Escoge el momento para ir: si tu bebé llegó a este mundo con largos mechones podría estar listo para su primer corte como a los ocho meses de edad. Pero si nació sin cabello podría ser hasta los dos años. No hay un buen o mal momento para ir, se reduce a lo siguiente: ¿quieres que mantenga su aspecto de bebé o quieres que luzca como un niño más grande?
Rapar al recién nacido tiene que ver más con una costumbre cultural que con un beneficio para el bebé. Es más, como los recién nacidos no regulan bien su temperatura corporal el cabello ayuda a que no pierdan el calor por su cabeza; es decir, que no raparlo contribuye en este sentido.
Hay bebés que nacen con un cabello grueso y abundante, otros con un cabello finito y a veces casi imperceptible, pero la realidad es que ese pelo se irá cayendo y a las semanas comenzará a crecer uno nuevo, tal vez muy distinto al que tenían al nacer e incluso de otro color. Raparlo no determinará las características futuras del cabello porque eso tiene que ver con la genética.
Al no raparlo es normal que el pelito comience a caerse progresivamente días después del nacimiento y que la cabeza le vaya quedando pelada por partes, sobre todo aquellas donde se apoya al dormir, hasta que el pelo definitivo crezca. Algo parecido pasa al raparlo: puede que el pelo crezca disparejo y que también tenga partes peladitas hasta que se empareje.
En caso de querer raparlo lo mejor es acudir a un profesional y no intentar hacerlo en casa. Y en este último caso, para que esos mechones rebeldes queden parejitos, con una tijera limpia y que funcione bien es suficiente, siempre cuidando de no cortar muy cerca del cuero cabelludo para no lastimarlo.
#BabyTips: si tu bebé ya tiene los dos años prepáralo para la idea. A los niños muy pequeños no les gusta ser sorprendidos, así que deja que primero vea cómo te cortan el cabello. Explícale lo que sucede, muéstrale la capa que usará y lo que las tijeras hacen. Evita la palabra “cortar”, pues puede darle miedo; mejor usa “recortar”. Deja que juegue con la botella para rociar agua en casa y pretende que estás cortando su cabello con los dedos. También puedes apoyarte en un cuento que hable del tema.

Contacto:
Murillo Vidal 172
Tels. 812 66 26 / 841 29 97
Fb e Ig: Lesaro Salón

Más de XÑ