MES DE LA PATRIA

Por Yolanda González

Mi catedrático de lógica comentaba siempre que el ser humano se rige la mayoría de las veces por la lógica-ilógica y septiembre, el mes de la patria, es el más ilógico de los festejos. Tenemos once meses para echar a perder la patria, esto es una gran desventaja para el bien. Eso del mes de la patria es un decir pues se termina en un sólo día y de ese día sólo dura unas horas; se inicia brindando por México y después por lo que sea, menos por el país.

El festejo del mes de la patria se inicia con la aparición de banderas Italianas, por eso de que tenemos los mismos colores y sólo nos diferencia el escudo en la parte blanca. Después de una extenuante investigación de mercado del por qué ondeamos con tanto vigor las banderas italianas en el mes patrio mexicano, el resultado es: por culpa de los chinos (caramba con la globalización) ya que ellos no conocen el nopal y ni por imaginación ven un águila sobre él devorando una serpiente. La globalización existe para justificar todo lo ilógico, si sucede en Europa o en otra parte del mundo por qué razón en México no, ¡pues qué caray!

En el mes patrio se ondea una bandera italiana, la cual en ocasiones aparece hasta en oficinas oficiales y brindamos como si todos fuéramos hijos del Padre de la Patria. Yo amo a mi patria, ¡cómo no amarla si es mi casa!, llena de recuerdos, olores, colores, sabores, flores, árboles (muy pocos) pero me enoja, frustra que nuestros gobernantes y los que la habitamos no la apreciemos y cuidemos.

A la patria se le ha saqueado, violado, burlado, engañado, abusado y requiere respeto, amor, valoración, ya que a pesar de todo ella nos sigue amando y dando oportunidades (esta palabra ha sido muy politizada); pero aquí se refiere al actuar, a una mejor educación, salud, trabajo y respeto por la vida y familia.

Se me ocurre citar en una mesa de diálogo a algunos de nuestros grandes poetas que han sido inspirados por la patria para escribir algunos de sus poemas. Al evocarlos llega a la sala López Velarde con su poema `Suave Patria’ y al decirle si quisiera hacer algún cambio en su poema con lo que ve en la actualidad sólo refiere con tristeza que su poema diría Pobre Patria. Amado Nervo, escandalizado ante la actitud de nuestros jóvenes y recordando su poema a los Niños Héroes, `Descansa y que tu ejemplo persevere’, mueve la cabeza acongojado y dice: de qué descansan, si no se cansan.

Manuel Bernal se nuestra apenado, `México creo en ti’, y dice: yo no cambiaría nada, creo en México, mas no en sus habitantes, ellos no tienen poema, posiblemente el perdón pueda hacer el milagro de un cambio en los corazones de sus habitantes. Amado Nervo con gran romanticismo declama `El día que me quieras’ y lo dedica a la patria diciendo: así tomados de las manos, patria y hombres luchando por caminar para generar un cambio seremos más grandes. Y entonces podremos gritar viva México porque nos estamos comprometiendo a darle vida y sangre a nuestra patria.

Ya para despedirme le pido permiso a Raúl Felipe para tomar algunas de sus frases: ¡Viva México! porque estoy contigo, ¡viva México! porque estoy orgulloso de ti, ¡Viva México! porque es Patria mía, ¡viva México! tierra y luz, Dios te bendiga desde el cielo.
Me despido de ellos, les doy las gracias con mucha emoción y reflexiono lo grande que es mi patria, lo pequeña que soy yo y lo mucho que me falta para merecer a mi México y poder gritar via México viendo mi bandera completa con su escudo, llevando la fiesta en el corazón por el hecho de ser mexicano.

Felicidades por cuidar de México (si es que lo haces).

Más de XÑ