INFECCIONES RECURRENTES EN LA INFANCIA

Dr. Rafael Díaz Maraboto

Una de las etapas más significativas y emotivas del ser humano es convertirse en mamá o papá. Cuando esto sucede y por primera vez los tenemos en nuestros brazos comprendemos lo frágil y maravilloso que es un bebé. Es asombroso ver cómo crecen tan rápido y cómo manifiestan sus necesidades pero en este camino de alegrías nos enfrentamos a su primera infección respiratoria, en ese momento nos surgen muchos cuestionamientos de por qué se enferma, por qué casi siempre de gripa, cómo se debe tratar y, sobre todo, hasta cuánto es normal que se enferme.

Para contestar estas preguntas debemos comprender que al nacer el crecimiento y la maduración en cada uno de los órganos del cuerpo continua y uno de ellos es el sistema de defensa que deberá de aprender con base en el reto que se presente, en otras palabras, debe aprender a enfrentarse cada día a muchos virus, bacterias o en menor frecuencia a parásitos.

En las mucosas del cuerpo es donde se encuentra una gran parte de nuestro sistema de defensa; son las vías de comunicación entre el medio externo e interno. Dentro de ellas, las vías respiratorias y gastrointestinales son las que reciben la mayor cantidad de retos y, por ende, es ahí donde se manifiestan la mayoría de las enfermedades (gripa o diarrea).

Una gripa o infección respiratoria aguda es una batalla entre nuestras defensas y un agente infeccioso, en la mayoría de los casos por virus, y se manifiesta con síntomas de malestar general, escurrimiento nasal, estornudos, tos e incluso fiebre; por lo que el tratamiento se debe enfocar en frenar estos síntomas que en conjunto forman parte de un proceso inflamatorio. Por ello se debe evitar el uso indiscriminado de antibióticos, a menos que el médico tratante esté seguro de que es una bacteria; de lo contrario se altera la flora normal que habita en las mucosas y esto conlleva a un aumento en la frecuencia de infecciones.

En el ingreso a la escuela por primera vez es cuando se inician los verdaderos retos para nuestros hijos y es esperado que se enfermen con cierta frecuencia de acuerdo a su edad: un bebé desde los 6 meses de vida a los 2 años se espera que en promedio se enferme cada 2 meses, de los 3 a los 8 años cada 3 meses, de los 8 a los 16 años cada 4 meses; esto quiere decir que a mayor edad, mayor experiencia inmunológica y mejor respuesta en contra de los microorganismos.

Un aumento en la frecuencia de esos patrones se define como infección recurrente y puede ser ocasionada por el ingreso temprano a guarderías, contaminación ambiental y tabaquismo pasivo; pero también es muy importante una valoración médica por el especialista para descartar alteraciones anatómicas, funcionales, alérgicas o fallas en el sistema de defensa (inmunodeficiencias) para establecer el tratamiento adecuado y con ello reducir el número de reinfecciones y hacer que nuestros niños tengan una vida normal, que de manera personal la considero en un niño como ir a la escuela, comer helados, andar descalzo en casa e incluso poder jugar bajo la lluvia sin miedo a enfermarse.

Más de XÑ