TENER MASCOTAS NO DEBERÍA ESTAR EN CHINO

Por Rafael Campos

En abril le dedicaré este espacio a los mejores amigos del hombre. Claro, las mascotas.
Tener un animal es una responsabilidad que no debe ser tomada impulsivamente. Puede aportar a nuestra vida cualidades como amor, compañía, alegría o apoyo.
De acuerdo al feng shui, los animales pueden ser usados como remedios, como elementos equilibradores dentro de nuestro hogar para lograr la armonía. Cuídelos con cariño y le devolverán esa energía multiplicada.

• El primer punto fundamental es que los animales que estén en nuestro hogar deben estar sanos y cuidados.
• Un animal que se enferma puede ser aviso de un desequilibrio en la casa y estará restando Chi a sus habitantes.
• Otro punto importante es que, siguiendo los principios de seguridad y comodidad, el animal debe tener solo acceso a aquellas zonas en las que no provoque daños a sí mismo o a la propiedad.
• Debemos ser especialmente cuidadosos de la zona donde se depositan sus excrementos si es que el animal no sale de la casa.
• Bajo estos principios podemos ver que los lugares ideales para tener animales domésticos son casas o pisos con terrazas donde el animal pueda tener su propio espacio de desahogo.
• ¿Y qué sucede con la gente que vive en un piso?, ¿no pueden tener animales? Por supuesto que sí, pero contemplando el hecho que el animal aportará una cantidad de energía que modificará toda la vivienda. No es lo mismo tener un gato o una pecera que un San Bernardo si se vive en un piso de treinta metros.
• Pero, ¿entonces es malo que haya demasiada energía en la casa? El Chi excesivo puede provocar sensación de desasosiego, intranquilidad, irritabilidad, dificultad para dormir y falta de asentamiento. Para este tipo de casos es ideal una pecera que con su continua transformación mantiene el Chi de cualquier habitación en movimiento de forma armónica, teniendo la cualidad de serenar la intranquilidad y también de estimular al desanimado.

Más de XÑ