SIETE PUNTOS IMPORTANTES PARA RECORDAR EN MARZO

Por Rafael Campos

Se va el primer trimestre del año, pero aún podemos hacer algo para que la energía y el buen flujo de las bendiciones se queden en nuestro hogar. Así que repasemos algunos de los fundamentos del feng shui y, sobre todo, ¡apliquémoslos!

1. La ubicación. Pon tu escritorio de modo que tu respaldo sea una pared o un tabique sin ventanas. De esta manera nadie circulará detrás de ti generando distracciones. Idealmente pon un cuadro con algún paisaje o imagen que te genere tranquilidad. Tu escritorio no debe quedar en línea con la puerta de acceso para no absorber la mala energía del exterior. Si no hay manera de evitarlo pon entre tu escritorio y la puerta una planta grande o algún objeto brillante como un espejo o cristal.
2. Cuidado con lo que pones sobre el escritorio. Es difícil mantener el orden, pero haz un esfuerzo porque el desorden genera cansancio y desmotivación. Mantén tu zona limpia y conéctate con tus afectos colocando una fotografía de tus seres queridos en la esquina derecha más alejada del asiento.
3. El poder del color. Los colores influyen sobre nuestro estado emocional, ayudándonos a crear todo tipo de energías. Se recomienda usar verdes para quienes tengan trabajos de creatividad; azules para quienes trabajan solos como, por ejemplo, los escritores; naranja claros para los empleos relacionados con comunicación (periodistas, psicólogos); amarillos para quienes realizan tareas monótonas; blanco para trabajos intelectuales que requieren concentración como científicos, matemáticos, diseñadores; y beige o tierra para quienes buscan combatir la incertidumbre sobre el futuro y aumentar su confianza.
4. Un toque de naturaleza. Si el lugar de trabajo es pequeño y oscuro o tiene muy pocas ventanas es recomendable mantener algunas plantas o flores frescas. Además, ayudará colocar cuadros o fotografías con paisajes, las que también puedes poner como protectores de pantalla de tu computadora.
5. Cuidado con los espejos. Evita colocarlos frente a la puerta de acceso pues reflejan la energía vital y podría salir de casa. En los dormitorios minimiza la cantidad de espejos en el cuarto y que su ubicación no sea frente a la cama para que no te reflejes en él mientras duermes pues puede perturbar tu descanso.
6. Importancia del comedor. La comida es uno de los momentos más importantes del día por lo que evita los objetos que puedan distraer como un exceso de mobiliario o un televisor encendido. Las mesas deben ser idealmente redondas u ovaladas ya que permiten sentarse en armonía y estimulan la comunicación.
7. Dormitorios sagrados. Para lograr un sueño reparador siempre detrás de la cama debe haber una pared para recibir la energía Yin (fuerza femenina) y asegurar un buen descanso. Hay que apostar por la madera en la decoración, evitar colores como el rojo y utilizar colores suaves como el ocre que favorecen el descanso. Lo ideal es situar la cama en el centro de la habitación y evitar la presencia de televisión, luces fuertes y exceso de decoración.

Más de XÑ