FENG SHUI Y LAS REDES SOCIALES

Por Rafael Campos

Resulta muy interesante comprobar que los principios de una disciplina milenaria como el feng shui pueden aplicarse cabalmente para el manejo de nuestras redes sociales. Sin embargo, cuando analizamos los elementos que coinciden en el fenómeno de las redes terminamos por verlo de lo más natural.
El feng shui se describe como un complejo cuerpo de conocimientos que se revela como fortuna de las personas que lo habitan. Son precisamente estos principios los que debe aplicar en su manera de socializar, en mensajes, marcas y hasta promociones.
En otras palabras, el feng shui aplicado a las redes es un enfoque de vida que nos anima a tomar medidas para facilitar la positividad en lugar de tratar de forzar el resultado deseado. Al evaluar el ingreso al mundo “social” como parte de un plan de mercadeo, un empresario puede aplicar estos sencillos puntos que le ayudarán a mantenerse en equilibrio ante el vaivén que son las redes:
• Mantenga una presencia saludable en el espacio social escuchando, no solo monitoreando.
• Inicie el proceso de “integración” social a través de su propia presencia en línea. Algunas empresas simplemente colocan un widget pidiendo “agregue esto” o “comparta esto” y creen que con eso ya hicieron el trabajo, pero un compromiso con su audiencia implica no solo estar ahí todos los días, sino crear contenido que motive a sus usuarios a interactuar con su empresa y con los demás usuarios a través de su compañía.
• Sea selectivo sobre qué pregunta y cómo lo hace. Debe encontrar el equilibrio entre preguntar y preguntar demasiado.
• Tenga una visión a largo plazo de su relación con las redes, pues se necesita tiempo para conocer a los usuarios y sus patrones de comportamiento.
• Recuerde que, con el tiempo, irá ajustando el qué y el cómo. Sea amable. Probablemente la mejor manera de construir una relación de confianza con su público es promover que cada interacción en su sitio web o sus páginas sea amigable, directa y siempre utilizando el lenguaje correcto.
• No trate de adivinar sobre sus usuarios, aproveche que usted también está en la red y ¡pregúnteles!

Más de XÑ