FENG SHUI, GESTACIÓN Y ALUMBRAMIENTO

Por Rafael Campos

Cuando una pareja está embarazada por lo general desea que su hijo nazca en las mejores condiciones, que se desarrolle adecuadamente y que en el futuro su vida sea placentera, exitosa, alegre y bienaventurada.
Por esas razones, este mes les comparte a las presentes y a las futuras mamás una serie de consideraciones que el feng shui pone sobre la mesa para aquellas parejas que están a punto de recibir una nueva vida en su regazo:
• Para asegurar una energía chi beneficiosa para la madre y el bebé es necesario que se sienta contenta, segura y relajada.
• Tener la casa reluciente ayuda a sentirse feliz y a transmitir pensamientos benéficos al embrión. El sudoeste está asociado con la maternidad; asegúrate de que esta parte de la casa en especial se encuentre limpia y ordenada.
• Para reducir el flujo de energía chi en torno a la casa usa muchas alfombras, almohadones grandes y telas.
• El verde pálido, azul y crema son colores relajantes, por lo que debes tratar de emplearlos en la decoración.
• Los adornos con formas curvas y ondeadas también aportan energía chi tranquila al espacio, ayudando a sentir serenidad y descanso.
• Si trata de añadir energía chi saludable al ambiente coloque muchas plantas de hojas verdes. Estas ayudan a purificar el aire y el simple hecho de cuidarlas armoniza con la energía chi necesaria para nutrir a un bebé en desarrollo.
• Para incrementar la energía chi relacionada con la crianza coloca una planta con flores amarillas en un recipiente de arcilla en el sudoeste de la casa.
• Si te sientes frustrada e inestable durante el embarazo haz la prueba de dormir con la cabeza orientada hacia el sudoeste durante un tiempo.
• Tu bebé puede ser vulnerable a los campos electromagnéticos de alta densidad que son emitidos por los artefactos electrónicos. Por eso, durante la gestación, una buena idea es mantenerse a cierta distancia de computadoras, televisores, hornos de microondas, fotocopiadoras, secadores de cabello, calefactores eléctricos y frazadas térmicas.
Bueno, pues ya lo saben, si quieren que sus hijos sean literalmente unos bien nacidos sigan el camino del feng Shui y recíbanlos con la mejor de las energías en esta dimensión.
¡Hasta la próxima mis xalapeñísimas amigas!

Más de XÑ