CUARTO DEL BEBÉ

Por Rafael Campos

En el mes de las mamás, qué mejor que traer la filosofía china para agregar confort, buena fortuna y la mejor de las energías al nicho donde está lo más querido para ellas: su bebé.

¿Cómo elegir la cuna y dónde ponerla?
• Sitúa la cuna en la zona más tranquila del cuarto, lejos de la puerta y donde esté más protegida. No la coloques debajo de una viga ni de nada que se sienta precario… ¡sigue tu instinto!
• Evita ponerla debajo de la ventana y asegúrate de que el pie de la cuna no apunte directamente hacia la puerta. Idealmente, la cabecera debería estar situada contra una pared sólida; si esta opción no es posible, la cabecera debe estar hecha de un material sólido.
• La madera, ya sea natural o pintada, es la mejor opción. El metal no es ideal porque es un elemento más activo y puede interrumpir los ritmos naturales del sueño del bebé. En cuanto a las formas, las rectangulares son las más comunes, pero es preferible escogerlas con las esquinas redondeadas en lugar de con ángulos muy pronunciados.

¿Cómo distribuir los muebles?
• Al planear la distribución de la habitación del bebé es importante que ni la cuna ni ningún otro mueble impidan el flujo natural del movimiento ni de la energía chi, uno de los principios básicos del feng shui.
• Siempre que entres en el cuarto debes tener rápido acceso a la cuna sin tropezarte con nada, tanto de día como de noche. Coloca la cuna de modo que sea visible desde la puerta para que, en cuanto la abras, veas inmediatamente al bebé.

Tranquilo, confortable, seguro y conveniente
• Este principio debe guiarte en el diseño del cuarto infantil: no hay necesidad de llenarlo de “cosas”. El feng shui nos invita a crear espacios despejados y bien organizados.

¿Qué evitar en el cuarto del bebé?
Algunos aparatos eléctricos (incluido algún reproductor de música) son indispensables, pero intenta limitar su número y sitúalos lo más lejos posible de la cuna ya que crean energía electromagnética y podrían interferir con el sueño del bebé.
1. Si el cuarto del bebé tiene una vista muy bella y quieres acentuarla usando un espejo está bien, pero asegúrate de que el espejo no refleje ni a la cuna ni al bebé.
2. Al igual que en cualquier otro dormitorio, evita poner plantas.
3. Considera tonos asociados con la naturaleza como el verde pálido y el azul claro. Estos representan la llegada de la primavera, el renacer de una nueva vida y transmitirán gran energía al cuarto.
4. Por último, no olvides escoger unas buenas cortinas que, además de añadir belleza y suavidad, absorban el sonido y te ayuden a controlar la luz.

Más de XÑ