CASAS DE PLAYA Y PISCINAS

Por Rafael Campos

Indiscutiblemente el calor de agosto nos provoca pensamientos relacionados con el agua, las playas y el descanso. Por esa razón, en esta edición abordaré desde el feng shui el interesante tema de las casas de playa.
En su construcción, estas casas son generalmente edificadas con un diseño que tiende a asegurar el flujo continuo del viento para hacerla más fresca, creando líneas rectas entre puertas y ventanas, lo que genera un “escape” de energía que arrastra tras de sí mala salud, accidentes y pérdidas económicas para sus propietarios y eventuales ocupantes.
En épocas fuera de estación, estas casas casi siempre quedan vacías de mobiliario y artefactos para evitar los robos que, precisamente, la existencia de estas líneas rectas producen como una de sus nefastas consecuencias.
Al ubicarse la casa de playa dentro de un conjunto urbanístico, este debería tener un diseño que armonice las energías de las construcciones que las constituyen con la naturaleza circundante para la creación de un espacio único en su calidad, comparado con la mayoría de lo que hasta ahora existe.

¿Cómo son consideradas las piscinas en el feng shui?
Las piscinas son un gran volumen de agua en un punto determinado de las casas o jardín. El agua es el elemento más difícil de trabajar en el feng shui por su comportamiento impredecible.
Está considerada benéfica cuando fluye de manera tranquila y armoniosa, preferiblemente con un trayecto curvo, como cuando cae armoniosamente de una cascada o fuente.
Es vista como peligrosa cuando fluye de manera fuerte, o en línea recta, cuando está en altura, o debajo de los edificios. Por eso es que aquellos que tienen piscina en el techo tienen el peor feng shui posible: esta posición de agua simboliza un peligro inminente, ruina y desastres.
Lo mismo pasa con las piscinas que se encuentran debajo de las casas, o en un sótano, y también con los pisos de vidrio transparentes debajo de los cuales corre agua: simbolizan peligros y traiciones, o accidentes.

Lo que se ve y lo que no se ve
Un principio de feng shui es “lo que no se ve, no tiene efectos”. Si su piscina tiene un problema de forma o ubicación (a excepción de aquellas en el techo o debajo de la casa que son siempre malas), usted puede esconderla con muchas matas, de manera que no se pueda ver desde la casa, o taparla con una lona, cuando no se usa.

Más de XÑ