BAILAR Y CANTAR HASTA QUE LA MUERTE NOS ALCANCE, SI ES QUE PUEDE…

Por Oriana Jiménez

Desde el principio, los musicales fueron los favoritos del público. La primera expresión de este género, The Broadway melody, producida en 1929, ganó el Óscar a la mejor película.
En la siguiente década, un hombre con pies de nube aterrizó en Hollywood y revolucionó los musicales: Gene Kelly; quien junto con la hermosa Debbie Reynolds protagonizó el que durante muchos años se consideró el mejor musical de la historia: Singin’ in the rain. Cuando le preguntaron a Debbie Reynolds qué se sentía trabajar con Gene Kelly respondió: “te hacía sentir que eras capaz de más de lo que alguna vez soñaste”.
La década de los sesenta fue terreno fértil para los musicales; se produjo West side story —le pusieron en español: Amor sin barreras—, Mary Poppins, The sound of music —ambas protagonizadas por Julie Andrews, quien ganó el Óscar por su actuación como una niñera voladora—, My fair Lady, The Rocky picture show y Hello Dolly, esta última protagonizada por Barbra Streisand y Walter Matthau y en donde el genio musical Louis Armstrong hace un cameo.
En la década siguiente se produjeron Hair, dirigida por Milos Forman —película que retrata el surgimiento del movimiento hippie y su resistencia ante la guerra de Vietnam—, Grease y Saturday Night Fever; en este último par de películas John Travolta nos hizo suspirar con esos ojos y esas caderas.
En la década de los ochentas se produjo menos, pero Annie dejó su huella; se han hecho numerosos remakes de esta película dirigida por el gran John Houston.
Los noventas no dejaron nada que sea imprescindible recordar, pero al principio del 2001 se estrenó Dancer in the dark protagonizada por Björk y dirigida por Lars Von Trier; la historia es tan profundamente triste que mostró otra cara del género. En esta década también se estrenó Moulin Rouge, Into the Woods y Mama mía, estas últimas protagonizadas por la mejor: Meryl Streep.
Esta tradición de películas musicales inspiró a Damien Chazelle para escribir y dirigir el filme que ahora se estrena en México: La la land; protagonizada por los guapísimos Emma Stone y Ryan Gosling. Esta película, que ha sido muy reconocida por la crítica, recrea este género tan amado por todos; así pues, exuda un elemento irresistible: la nostalgia por todas estas décadas de música sin tregua.
Todas las películas mencionadas están disponibles en Zafra Arte, ubicado en Araucarias #129.

Quejas y aclaraciones:
Tw: @schhhhht

Más de XÑ