HABLEMOS SOBRE DETECCIÓN OPORTUNA

Por César René Capi Rizo

Todos hemos tenido a algún familiar o conocido que ha padecido algún tipo de cáncer; enfermedad cuya frecuencia ha ido en aumento, consecuencia al incremento en la esperanza de vida, la exposición a factores ambientales o cambios en el estilo de vida. Se estima que cada año se suman más de 128 000 nuevos casos en mexicanos.

¿Qué es el cáncer?
Es una enfermedad en la que existe un proceso de crecimiento y diseminación descontrolada de células anormales o malignas, capaz de desarrollarse en cualquier lugar del cuerpo y que resulta con la formación de tumores que pueden invadir tejidos circundantes y órganos a distancia (metástasis), ocasionando un funcionamiento inadecuado de los órganos afectados que puede resultar con la muerte del paciente.
La mayoría de los tumores malignos son curables cuando se diagnostican en etapas tempranas. Sin embargo, en nuestro país, hasta un sesenta por ciento de los casos se detecta cuando ocasionan algún síntoma, lo que suele indicar un estado avanzado de la enfermedad. Actualmente, los cinco tipos de cáncer más frecuentes en adultos en México son: próstata, mama, cervicouterino, pulmón y estómago. Existen pruebas de detección temprana para estos tipos de tumores que cuentan con la capacidad de detectarlos oportunamente y antes de ocasionar algún síntoma, otorgándole al paciente la posibilidad de curación.

Tabla
Ninguna de estas pruebas confirman la presencia de cáncer, pero indudablemente logran identificar a las personas que requieran de otros estudios para su diagnóstico oportuno. La gran mayoría de los pacientes suele beneficiarse de estas pruebas; sin embargo, existe un pequeño número con circunstancias o situaciones especiales que pudieran limitar su uso y efectividad, por lo que es necesario consultar con el médico los beneficios y limitantes de su realización, para así obtener los mejores resultados.

Cáncer de próstata: Antígeno Prostático Específico (APE): En mayores de cincuenta años realizar cada dos años. Se puede complementar con la exploración rectal.

Cáncer de mama: Autoexploración: A partir de la adolescencia. Mastografía: Anualmente en mujeres de entre 45 a 54 años para luego cada dos años en mayores de 55 años.

Cáncer cervicouterino: Vacunación contra el Virus de Papiloma Humano (VPH): En mujeres a partir de los once años. Papanicolau: Realizae a partir de la primera relación sexual o hasta los veintiún años. Se continúa anualmente hasta obtener tres pruebas negativas para luego cada dos o tres años hasta los 69 años.

Cáncer de pulmón: LDCT (Low-dose computed tomography)*: En pacientes candidatos o de riesgo: edad de entre 65 o 74 años. Haber fumado al menos treinta “cajetillas/año”** Fumar actualmente o haber dejado de fumar en los últimos quince años.

Cáncer de estómago: Endoscopia o prueba de ureasa: En pacientes con síntomas persistentes de gastritis para detección y tratamiento Helicobacter pylori, bacteria fuertemente asociada a cáncer gástrico.

*LDCT. Tomografía Computarizada a baja dosis. **Una cajetilla/año es el número de cajetillas fumadas cada día por el número de años fumados. Ejemplo: una persona que fumó una cajetilla al día por treinta años = treinta cajetillas/años, dos cajetillas al día por quince años = treinta cajetillas/año.

Datos y cifras

– Los cánceres más mortíferos son los de pulmón, estómago, hígado, colon y mama.
– Los tipos de cáncer más frecuentes son diferentes en el hombre y en la mujer.
– Aproximadamente un treinta por ciento de las muertes se deben a cinco factores de riesgo conductuales y dietéticos: índice de masa corporal elevado, ingesta reducida de frutas y verduras, falta de actividad física, consumo de tabaco y consumo de alcohol.
– Fumar es el factor de riesgo más importante y la causa de veintidós por ciento de las muertes mundiales por cáncer y el 71 por ciento por cáncer de pulmón.
– Los cánceres causados por las infecciones por virus como las hepatitis B (VHB) y C (VHC) o los papiloma shumanos (PVH) son responsables de hasta un veinte por ciento de la smuertes en los países de ingresos bajos y medios.
– Aproximadamente un setenta por ciento de las muertes registradas en 2008 se produjeron en países de ingresos bajos y medios.

Contacto:
Torre Hakim, piso 5, consultorio 516
Citas: 890 35 77 y 2288 38 86 17

Más de XÑ