5 TRUCOS PARA QUE UN NIÑO SE LAVE LOS DIENTES

Por Ángel Tapia

1. Cuidar los dientes del niño desde el principio
Cuidar la salud bucal del niño es fundamental desde el momento en que aparece el primer diente. Al principio, hay que limpiar los dientes del pequeño con un paño o una gasa suave húmeda, o bien con un cepillo especial para bebés. Y, a partir de los dos años, cuando la dentadura ya suele completarse, hay que usar el dentífrico.
Un niño no es capaz de lavarse los dientes sólo de un modo adecuado hasta los siete años; no alcanza la suficiente autonomía para cepillarse sin ayuda. Si se deja que el pequeño haga el cepillado por sí solo, puede perjudicar la salud de su boca ya que es esperable que no lo haga bien.
Sí se puede procurar que adquiera el hábito de lavarse los dientes y que conozca la importancia que tiene. Pero, al final, un adulto tendrá que dar un repaso general para garantizar una limpieza a fondo.

2. Imitar para cuidar los dientes del niño
La imitación es una de las claves para que el niño aprenda a lavarse los dientes solo y haga suyo este importante hábito de salud. El pequeño siempre quiere parecerse a los mayores, hacer “cosas de adultos”. “Cuando los padres se cepillan y lo hacen a consciencia, y el niño lo ve, ya está aprendiendo”. Ese será el mayor incentivo para hacerlo él también.

3. Juegos y cuentos para aprender a lavarse
Los cuentos y juegos son las mejores herramientas para motivar a los niños, en particular cuando sienten que cepillarse los dientes es aburrido. Tanto si el pequeño no quiere lavarse los dientes, como si después de empezar se aburre y quiere abandonar antes de terminar, hay que aplicar la imaginación. Se puede ofrecer un juego o contarle un cuento. Sirven las historias en las que los personajes sufren las consecuencias de no cepillarse los dientes.

4. Elegir el cepillo y dentífrico infantil adecuado
El uso de un cepillo infantil, con un tamaño apropiado para la boca del niño, es importante. Si, además, tiene formas y colores divertidos aumentará su interés por lavarse los dientes. Lo mismo ocurre con la pasta dental, que en sus versiones para pequeños no es tan abrasiva y tiene sabores afrutados más agradables.

5. El truco del revelador de placa para niños
El revelador de placa es un producto que, cuando se aplica, colorea la placa bacteriana. De esta forma, permite detectar las zonas donde el cepillado no se ha realizado de manera correcta. Su uso demuestra al niño que la limpieza debe realizarse con cuidado. Podrá comprobar, además, en qué áreas debe reforzar el cepillado de sus dientes.

Uno de cada tres niños no se cepilla los dientes a diario. Ellos deben cepillarse los dientes al menos dos veces al día, una antes de acostarse.

Más de XÑ