SEXTING

Por Fernanda Denisse González

¡Hola xalapeñísimos! El tema de hoy va de la mano con el mes, febrero, mes del amor, en que los adolescentes empezamos a vivir una nueva etapa en nuestras vidas, donde el amor romántico, como le llaman los expertos, da señales de vida y nos deja una huella imborrable, pero… ¿qué sucede cuando tratamos de seguir “modas” y complacer a nuestra pareja o simplemente deseamos demostrar nuestro amor de forma errónea sin medir consecuencias?
Hoy les hablaré sobre el sexting; palabra inglesa basada en la contracción de sex y texting que describe una práctica que se da entre dos personas que se envían a través de sus celulares fotografías o videos con contenido sexual, protagonizados por ellos mismos. Desde hace varios años, este hecho se va extendiendo entre los jóvenes gracias a las redes sociales.
Jessica Logan vivía en Cincinnati, Estados Unidos. Era una chica deportista y con buenas calificaciones. Cuando ingresó a la preparatoria conoció a Peter y en un par de meses se hicieron novios. Al año de relación, ella le envió fotografías donde aparecía desnuda, después de unos meses terminaron. A Peter no le agradó la decisión así que envió las fotografías a compañeros del colegio, quienes se burlaron de ella, incluso imprimieron las fotos y sacaron una de gran tamaño que colocaron afuera de la escuela. Jessica no soportó la humillación y después de dejar la escuela se quitó la vida.
Desafortunadamente en México existe un incremento del sexting. En una entrevista de cronica.com.mx la comisionada presidente del INAI, Ximena Puente, dice que nuestro país ocupa el primer lugar en envío de sexting en América Latina, según MaTTica, empresa sobre investigación digital. Añadió que de acuerdo con la encuesta Efecto Internet, elaborada por la Asociación Civil Alianza por la Seguridad en Internet, aplicada a diez mil estudiantes de entre doce y dieciséis años, el 36.7 por ciento conoce a alguien que ha enviado o reenviado por internet o celulares imágenes suyas de desnudos o semidesnudos a conocidos o desconocidos.
Los agraviados experimentan culpa, vergüenza, humillación y miedo a que sus padres se enteren, convirtiéndose en víctimas silenciosas que, de no ser atendidos, caen en un grado de desesperación que desemboca en depresión y, en algunos casos, llega al suicidio. Es conveniente conocer los pasos para detectar un posible caso de sexting: primero hay que estar atentos si el adolescente presenta dependencia excesiva hacia los dispositivos y si hay cambios bruscos en su manera de actuar normalmente. Papás, es importante prevenir que esto suceda, comunicarse con sus hijos e inculcar una cultura de la privacidad es de suma importancia.
Se despide su amiga Fer Denisse y recuerden la vida es xalapeñísimamente hermosa, bye, bye.

Contacto:
Fb: Fer Denisse
Tw: @FerdenisseB
fer.denisse.13@hotmail.com

Más de XÑ