¿POR QUÉ LOS ADOLESCENTES SON EXCELENTES REVOLUCIONARIOS?

Por Fernanda Denisse González

¡Qué tal xalapeñísimos! A propósito de este mes patrio encontré una excelente frase del expresidente chileno Salvador Allende que nos describe a los jóvenes a la perfección: “Ser joven y no ser revolucionario es una contradicción hasta biológica”. En el artículo de hoy les hablaré sobre historia, personajes y hechos.
Sin duda los jóvenes somos capaces de llevar a cabo muchos actos que seguramente en la etapa adulta los pensaríamos dos veces. Estamos impregnados de pasión, dispuestos a ir contra la corriente. La mayoría de las veces actuamos sin evaluar las consecuencias. A veces nos sentimos poderosos como Alejandro Magno, bravíos como el “Che” Guevara, justos como Zapata, sabios en nuestras palabras como James Joyce, prodigiosos como Mozart y que cambiamos al mundo como Zuckerberg.
A lo largo de la historia de nuestro país, jóvenes y niños han sido parte importante de la lucha armada. Existen fotografías de niños empuñando armas, sobre todo en la época revolucionaria con los villistas y zapatistas. En los años setenta inició la creación de organizaciones que protegerían los derechos de los niños para no ser parte de conflictos armados.
Tristemente países como África, Irán e Irak aún utilizan niños en las guerras como mensajeros, cargadores o espías en el mejor de los casos, porque también son obligados a colocar bombas o son enviados como conejillos en campos minados. Según Amnistía Internacional, aproximadamente como 300 mil pequeños forman parte en un conflicto armado en más de treinta países; la mayoría son adolescentes.
Pero, ¿por qué los varones adolescentes son espeluznantemente “ideales” para estas tareas? Simple y sencillamente porque están llenos de testosterona, adrenalina, norepinefrina y dopamina. ¡Imagínense! La primera los lleva a retar la autoridad, defender lo que consideran suyo y ser más agresivos; la segunda los acelera; la tercera les da energía excesiva para la aceleración; y la última les permite aprender con rapidez cosas nuevas y peligrosas.
Cuando un adolescente es rebelde, de esos que retan la autoridad, se le llama rebeldía mal encausada, que puede llegar a ser destructiva si no se le presta especial atención de los padres. Como lo señala el escritor y futurólogo Joel Barker: “Si uno es flexible en sus paradigmas lo que escuchará serán oportunidades, de lo contrario escucharemos amenazas”.
Los dejo con esta frase que me encantó de nuestro “Caudillo del Sur”, Emiliano Zapata: “Es mejor morir de pie que vivir de rodillas”. Soy su amiga Fer Denisse y recuerden: la vida es xalapeñísimamente hermosa. Bye, bye.

Contacto:
Fb: Fer Denisse
Tw: FerdenisseB
fer.denisse.13@hotmail.com

Más de XÑ