ADOLESCENCIA SIN REBELDÍA… ¡NO ES ADOLESCENCIA!

Por Fernanda Denisse González

¡Qué tal xalapeñísimos! En varias ocasiones he escuchado a mamás platicar sobre sus hijos adolescentes y la mayoría muestran su descontento hacia lo indisciplinados, obstinados o desobedientes que podemos llegar a ser. Así que me di a la tarea de investigar sobre el tema y esto fue lo que encontré, ojalá esta información les ayude a entendernos mejor.
Una madre dijo: “Mi hijo merece la pena de muerte”. Y no es que lo haya querido decir en sentido figurado, fue literal. La noche buena de 2016, en Santa Fe, Argentina, Marco Feruglio de 25 años de edad mató a cuatro familiares de su pareja porque ella lo abandonó. Todo por un ataque de furia. Ustedes pensarán: 25 años, ya no era un adolescente. Los neurólogos Jay Giedd y Paul Thompson, del National Institute of Mental Health de la Universidad de California, realizaron estudios en miles de niños y jóvenes y encontraron que el área del cerebro que proporciona la prudencia y el comportamiento madura a partir de los 25 años.
La adolescencia no es una etapa fácil para los padres y mucho menos para los hijos. Todos los papás pasaron por la adolescencia, así que recuerden lo que sentían o lo que hacían en esa etapa. Mamás, ustedes además pasaron por el embarazo donde también tuvieron cambios de humor con todo un ¡estallido hormonal! que no podían controlar, así como también les pasa o les pasará con la menopausia o la andropausia en los papás. Para su buena suerte, en estas últimas hay medicamentos que los ayudarán a pasar este periodo de la mejor manera.
Volviendo al tema, lo importante es que los papás son nuestros guías, quienes nos muestran el camino correcto con valores y principios. Y no solo ellos, toda la familia y la sociedad en general. La mayoría de las veces los adolescentes no somos muy comunicativos con nuestros padres, pero ustedes se pueden dar cuenta en lo que andamos con “leer” nuestro comportamiento. El psicólogo e investigador norteamericano Larry D. Rosen dice que una plática entre padres y adolescentes debe ser 1 contra 5: el papá o la mamá habla durante 1 minuto y el hijo durante 5.
Los adolescentes acumulamos las experiencias que vivimos para formar nuestra propia identidad, utilizamos referentes y los padres son los más cercanos, así que si no tenemos una buena comunicación nuestra identidad tal vez sea débil y arrastremos problemas de personalidad hacia el futuro.
Si queremos más libertad nos la pueden dar enseñándonos que nos la debemos ganar siendo más responsables con nuestras obligaciones. Un trabajo de medio tiempo puede ayudar con nuestra madurez. Si no existió la enseñanza desde niños que toda acción tiene una consecuencia aún están a tiempo de hacerlo.
Papás, recuerden que esta es ¡solo una etapa! ¡Pasará! Solo necesitan armarse de un poco de paciencia y prudencia. Soy su amiga Fer Denisse y recuerden: la vida es xalapeñísimamente ¡maravillosa!

Contacto:
Fb: Fer Denisse
Tw: @FerdenisseB
fer.denisse.13@hotmail.com

Más de XÑ